La unidad como factor de cambio

Por Hugo Castillo Mesino

La política trata de los asuntos de Estados y las organizaciones de las sociedades humanas, especialmente de los gobiernos y los asuntos que afectan a la sociedad o a un país; pero también para los politólogos el concepto de la política desde su ámbito plantea, discusiones, desacuerdos y confrontaciones. Pero también es el diálogo, la concertación, el acuerdo, sin desconocer que trascienden los conceptos de guerra y paz, como enseñanzas de la historia sustentada por teóricos en la construcción del Estado, en la búsqueda del bien común, que es el bienestar de los ciudadanos, es la lectura que hago, con enfoque de mediador social.

En la política como en el amor, quien deja un espacio lo llena otro; es sustancial referenciar este adagio y enmarcarlo en el contexto político actual, donde las variantes  políticas como estrategias deben ser repensada, si es que se aspira a conseguir los objetivos trazados en el denominado Pacto Histórico, que consulta los partidos y movimientos progresistas en la perspectiva de obtener  resultados determinantes al interior del Congreso de la Republica y en la via del solio de Bolívar; siempre y cuando se despojen de los perjuicios prehistóricos que han perturbado, él constituirse en una fuerza de poder, que decida las demandas y necesidades del pueblo colombiano.

Desde que surgió el Pacto Histórico empezaron a formularse las preguntas sobre el objetivo de éste, dándose respuestas por centenares; muchos opinaron que era un pacto entre las fuerzas políticas progresistas y los sectores democráticos, otros que era un llamado a cambiar la correlación de fuerza ante el establecimiento y algunos que era empoderar a la ciudadanía como sujetos de cambio. En mi opinión creo que las tres acepciones son coherentes y sintetizan los pasos en la construcción de un modelo de gobierno que concite a los cambios estructurales, que hoy requiere el país según el senador y precandidato Gustavo Francisco Petro Urrego, quien conceptúa que “El Pacto histórico es un acuerdo de entre diferentes, para un gobierno, de, en y para el cambio”.

En ese camino se diseña la lista al Senado y las listas a Cámara en los territorios, “Se hace camino al andar” hoy, es un hecho político público irrefutable, que dichas listas sean cerradas y cremalleras, bajo la concepcion de la paridad de género. En ese escenario se enmarca la dinámica de escogencia de los candidatos y su orden en la conformación de la lista   del Pacto Historico a la Cámara de Representantes por el Atlántico; según el acuerdo político base para las listas de coalición del Pacto Historico, aprobado por los partidos con personería jurídica: Colombia Humana -UP, Polo Democrático Alternativo, Mais y ADA, conforme al párrafo 4 del numeral 6, según  las fuentes  obtenidas, se establece “que en las regiones, las listas para Cámara de Representantes, el aval y la inscripción estarán a cargo de los partidos reconocidos por CNE, que integran el Pacto Historico, previa aprobación del “Colegio Electoral” creado para estos fines, de acuerdo a las normas vigentes.

Ahora estoy informado, que en reunión a fínales de noviembre en Barranquilla, hubo una reunión del Pacto Historico donde se decidió que la cabeza de lista a la Cámara de representante del Pacto, era, Miguel Ángel Del Rio, en la cual se abstuvieron de votar la UP y el Polo, con el argumento que quien tenía que decidir, era el cabeza de lista y debía ser de la Colombia Humana. Igualmente estoy informado que en Bogota, el Colegio Electoral, con anterioridad había acordado que la cabeza de lista de Cámara en el Atlántico, le corresponde a la Colombia Humana; pero resulta paradójico que en el Atlántico no hubo consenso, sobre quien encabezaría la lista; ante este hecho la dirección nacional de Colombia Humana designo a Agmeth Escaff.

Todo este entramando por la cabeza de lista a la Cámara, al parecer ha paralizado en cierta forma en el Atlántico, la campaña de Petro Gustavo por la nominación presidencial en la consulta del Pacto Historico; hasta el extremo que no se conoce, aún más, no se percibe un Plan de campaña del Pacto, en Barranquilla y en los municipios, para contrarrestar al candidato olímpico de los clanes y las elites en su desespero, de restarle votos a Petro.

Si la urdimbre o enredo originado por la cabeza de lista, no tiene un final feliz; se estaría colocando en riesgo la “Unidad como factor de cambio” de la campaña, Petro presidente y produciendo frustraciónes, una vez más en los anhelos del pueblo colombiano en la construcción de una vida digna en sociedad, al no saber hacer caminos de unidad al andar y deponer intereses personales, por el bien común. Repensar que el Pacto Historico, su origen surge con el propósito de construir una Paz Grande donde quepamos todos, sin odios y resentimientos, en la instalación de un gobierno democrático.

Suscríbete a mi Web: www.agorarazon.com

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: