Bananeras (II): United Fruit y Cortés querían Estado de Sitio

La Masacre en las Bananeras, terrible episodio que estremeció al país el 6 de diciembre de 1928. Esta es la historia que contó Jorge Eliécer Gaitán en el debate que adelantó en contra de La United Press, del Jefe Civil y Militar de la plaza, General Caros Cortés Vargas y el presidente de la República, Miguel Abadía Méndez. Segunda parte.

Más de 1500 civiles fueron fusilados por el ejército colombiano, para proteger los intereses de la United Fruit Company; Debate adelantado por los Representantes a la Cámara, Jorge Eliécer Gaitán y Gabriel Turbay.

La palabra es ahora del entonces Representante a la Cámara Jorge Eliécer Gaitán, en su portentoso y conmovedor discurso del 5 de septiembre de 1929, en el debate que adelantó sobre la Masacre en las Bananeras. 

En esta alocución, el parlamentario denuncia cómo la United Fruit y el Jefe Militar de la plaza, Coronel Carlos Cortés Vargas, planearon que el pusilánime pero encubridor régimen presidencial del conservador Miguel Abadía Méndez, decretara el Estado de Sitio, lo que permitiría que el ejército utilizase la fuerza.

-De manera –comienza diciendo Gaitán– que sacamos aquí en consecuencia la trama inicua y cobarde de esta gente. El gobernador del Magdalena, Dr. José María Núñez Roca, nos demuestra en sus telegramas que el señor Cortés Vargas le recomendaba a un agente de la United Fruit, el Coronel Gabriel Páramo, que comunicara alarmantes noticias de peligros que no existían y tan así es que el mismo gobernador se extraña de que Páramo le llevase tales noticias por recomendación de Cortés Vargas. Era que la United –prosiguió el orador– premeditara como lo demostraré, asesinar a la gente que estaba dormida en los carros del ferrocarril: necesitaba pintar ante Bogotá una situación tan grave, que le permitiera explicar su premeditado asesinato. Esto es, ni más ni menos, que la misma actitud que se observa en los telegramas de la United Fruit. Es decir, que la compañía extranjera, buscaba también el Estado de Sitio y que ya estaba en connivencia con Cortés Vargas. Hay un hecho-continuó Gaitán-   muy significativo. La United Fruit quería que el Estado de Sitio viniera. El señor Cortés Vargas deseaba también ese Estado de Sitio, según consta. y él conocía de antemano, por un telegrama del Ministerio de Guerra, que el día 5 de diciembre, sería declarado. LA CELADA DE LA MUERTE.

Tras una ovación que duró más del minuto, Jorge Eliécer Gaitán pudo proseguir con su intervención en el debate, y develó una horrorosa trampa que le tendieron a los trabajadores para poder asesinarlos:

-Tan premeditado fue este monstruoso asunto –dijo– que a los obreros se les hizo maliciosamente concentrar en la ciudad de Ciénaga en la tarde del 5 de diciembre, diciéndoles que en aquella ciudad, se iba a firmar el pacto con la United Fruit, que había aceptado algunos puntos. 

El parlamentario hace aquí una pausa, para leer un mensaje que había recibido de parte del Representante a la Cámara, Vides Jiménez, que decía lo siguiente: 

-Eso fue tan evidente que yo estuve aquella tarde allí en medio de los huelguistas y ellos me manifestaron que habían ido a sellar el pacto y que gustosos lo firmarían- indicaba el mensaje del Representante.

Raúl Eduardo Mahecha, Erasmo Coronell, Pedro M. del Río, Bernardo Guerrero, Nicanor Serrano, dirigentes sindicales

De ahí a la espantosa masacre que se suscitó, sólo había un paso. El líder liberal y parlamentario Jorge Eliécer Gaitán -quien investigó todo lo relacionado con tan dantesco episodio- describe los hechos de esta manera:

Continuará: Mañana…   ¡Fuego y Bayonetas!, orden del Jefe Militar contra obreros

Comenta aquí: