Hallan fundido en la pared de su casa el cadáver de un docente desaparecido hace dos meses en Cajicá

*Las primeras hipótesis apuntan a que el macabro crimen habría sido asesinado por un hombre extranjero a quien el docente le habría arrendado una habitación

La misteriosa desaparición de un docente en una vivienda en Cajicá, municipio aledaño a Bogotá, fue descubierta dos meses después por agentes del CTI, que ante el mal olor que emanaba de la vivienda se dieron a la tarea de buscar el origen del mismo.

La sorpresa fue mayúscula al percatarse que el fétido olor que también tenía desesperado a los vecinos por ser muy fuerte, se fue concentrando en el cuarto de ropas, donde hallaron el cuerpo del joven docente fundido en la pared.

La desafortunada víctima fue identificada como Gamaliel Enrique Álvarez García, un docente de 30 años, cuyos familiares habían reportado su desaparición hacía dos meses.

Familiares narraron a medios locales que no sabían de Álvarez desde hace dos meses, y recientemente cuando le marcaban a su casa, una persona se hacía pasar por él.

La preocupación y el silencio del docente obligó a la familia ir a su vivienda, donde inmediatamente percibieron olores fétidos e insoportables, que también sintieron los vecinos que llamaron a la Policía.

El Mayor Omar Acosta, comandante de la Policía en Cajicá, contó que al hacer la inspección judicial encontraron que el fuerte olor salía desde una pared ubicada en el patio de ropas de la vivienda, en donde se encontraba fundido el cuerpo del hombre.

Se indicó finalmente que la identidad del docente se confirmó gracias a la carta dental y las huellas dactilares, así como las prendas que vestía ese día del hallazgo. Sobre su muerte, la primera hipótesis que se maneja es que un ciudadano extranjero al que le habría arrendado un cuarto sería el responsable, sin embargo las autoridades continúan avanzando en las investigaciones.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: