Alarma mundial por variante Ómicron del Covid-19 obliga a incrementar restricciones; OMS califica «muy alto» el riesgo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó de «muy alto» el riesgo general a nivel global de la nueva variante del Covid-19 denominada Ómicron, según un documento publicado en las últimas horas por la organización.

Desde la entidad destacan que «podría haber futuros brotes de covid-19, los cuales podrían tener severas consecuencias» a raíz de la propagación de la nueva cepa.

Aunque aclara que «en general, hay considerables incertidumbres sobre la magnitud del potencial de Ómicron para escapar a la inmunidad».

Asimismo, el documento hace énfasis en que la nueva cepa presenta una «cantidad de mutaciones sin precedentes» en la proteína pico —o ‘Spike’—, que es la parte del virus en la que se enfocan la mayoría de las vacunas anticovid existentes.

«Puede haber nuevas olas de COVID-19 con graves consecuencias, dependiendo de muchos factores, como el lugar donde esas olas ocurran», anticipó el informe.

Ante estos riesgos, la OMS pide a sus estados miembros que tomen determinadas acciones prioritarias, entre ellas «acelerar la vacunación contra la COVID-19 lo antes posible, especialmente entre población de riesgo que siga sin vacunar».

También solicita a todos los países que aumenten las medidas de vigilancia, que reporten posibles casos o brotes asociados con la variante, y que los laboratorios incrementen los trabajos de secuenciación necesarios para analizar la estructura del coronavirus.

La OMS no recomienda en el informe técnico abiertamente que se prohíban los vuelos a determinadas regiones, señalando únicamente que las autoridades nacionales «deben usar bases científicas a la hora de ajustar de forma puntual las medidas en torno a los viajes internacionales».

Admite, en todo caso, que por ahora los casos de la ómicron que se han detectado ya en cuatro regiones (África, Europa, Oriente Medio y Asia Oriental) están relacionados con los viajes, aunque «es de esperar que el principal origen de los casos vaya cambiando a medida que se va obteniendo más información».

Mientras tanto, las autoridades mundiales reaccionaron con alarma frente a la nueva variante del Covid-19 detectada en Sudáfrica y que ha sido denominada Ómicron; en algunos países se han incrementando las restricciones.

La Unión Europea y Gran Bretaña endurecieron los controles fronterizos, mientras los investigadores buscaban averiguar si la mutación es resistente a la vacuna.

Israel también decidió este domingo prohibir la entrada a ciudadanos extranjeros, la medida más radical hasta ahora, y Marruecos suspendió dos semanas todos los arribos aéreos.

Se han reportado casos confirmados o sospechosos de la nueva variante en varios países europeos, en Israel y en Hong Kong, pocos días después de que fuera identificada por investigadores en Sudáfrica.

El enfoque de “actuar primero, preguntar después” reflejó una alarma creciente sobre la aparición de una variante potencialmente más contagiosa casi dos años después del estallido de la pandemia de COVID-19 que ha matado a más de 5 millones de personas, trastornado vidas y economías en todo el mundo.

Si bien queda mucho por aprender sobre la nueva variante, a los investigadores les preocupa que pueda ser más resistente a las vacunas y podría significar que la pandemia durará más de lo previsto.

En Holanda, las autoridades de salud confirmaron que hasta ahora 13 personas que llegaron en vuelos desde Sudáfrica el viernes dieron positivo a ómicron. Ellos se encontraban entre las 61 personas que dieron positivo al virus el viernes después de llegar en los dos últimos vuelos al aeropuerto Schiphol de Ámsterdam antes de que se estableciera una prohibición de vuelos para países del sur de África. Los aislaron de inmediato, la mayoría en un hotel cercano, mientras se realizaba la secuenciación.

El ministro de Salud, Hugo de Jonge, dijo que ha preguntado al consejo al instituto de salud pública de su país sobre si se necesitan restricciones de viaje adicionales, pero dijo que quiere coordinarse con sus homólogos de la Unión Europea porque “creo que esos son realmente los pasos que tendremos que tomar juntos”.

Las autoridades de Australia dijeron que dos viajeros extranjeros que llegaron a Sydney desde África se convirtieron en los primeros en el país en dar positivo por la variante ómicron. Ahora los que arriben de nueve países africanos deben ponerse en cuarentena en un hotel a su llegada.

Alemania reportó tres casos el fin de semana.

Israel tomó medidas para prohibir la entrada de extranjeros y exigir la cuarentena para todos los israelíes que lleguen del extranjero.

“Las restricciones en las fronteras del país no es un paso fácil, pero es un paso temporal y necesario”, dijo el primer ministro Naftali Bennett al comienzo de la reunión semanal del gabinete.

Muchos países han restringido o prohibido los viajes desde varios países del sur de África, entre los más recientes Marruecos, Nueva Zelanda, Tailandia, Indonesia, Singapur, Sri Lanka, Maldivas y Arabia Saudí.

Los lugares que ya habían impuesto restricciones incluyen Brasil, Canadá, la UE, Irán y Estados Unidos. Esto va en contra del consejo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advirtió contra cualquier reacción exagerada antes de que la variante se estudie a fondo.

El gobierno sudafricano respondió con enojo a las prohibiciones de viaje, que dijo son “similares a castigar a Sudáfrica por su secuenciación genómica avanzada y la capacidad de detectar nuevas variantes más rápido”. Dijo que tratará de persuadir a los países que impusieron las restricciones para que reconsideren.

El Reino Unido endureció el sábado las reglas sobre el uso de máscaras y las pruebas de las llegadas internacionales después de encontrar dos casos de ómicron. España anunció que no admitirá visitantes británicos no vacunados contra COVID-19 a partir del 1 de diciembre.

Italia está revisando listas de pasajeros de aerolíneas que llegaron en las últimas dos semanas después de que un viajero de negocios que regresó de Mozambique y aterrizó en Roma el 11 de noviembre dio positivo a ómicron. El principal funcionario de salud de la región de Lazio, Alessio D’Amato, dijo que “se han reforzado los controles en los aeropuertos, puertos y estaciones de tren”.

El ministro de Salud de Francia, Olivier Veran, dijo que, si bien su país aún no tiene casos confirmados, “es probable que actualmente haya casos en circulación”.

Los científicos sudafricanos sospechan que el repentino aumento de infecciones en el país está relacionado con la nueva variante, pero no está claro hasta qué punto se ha extendido más allá de sus fronteras.

Bélgica identificó el primer caso de Europa, sumándose a los de Botsuana, Israel y Hong Kong. Dinamarca ha secuenciado todos los casos de COVID-19 y no encontró señales de la nueva mutación, dijeron el jueves las autoridades sanitarias. Israel impuso una prohibición de viajar que cubría la mayor parte de África.

Italia impuso una prohibición de entrada a las personas que hayan visitado estados del sur de África en los últimos 14 días, mientras que Francia suspendió los vuelos desde el sur de África y Baréin, mientras Croacia prohibirá las llegadas desde algunos países.

India emitió un aviso a todos los estados para que hagan pruebas y examinen a los viajeros internacionales de Sudáfrica y otros países «en riesgo», mientras que Japón endureció los controles fronterizos.

Si bien aún no está claro cómo funcionan las vacunas existentes contra la variante ómicron, Veran dijo que Francia mantiene su estrategia para combatir la última oleada de infecciones impulsada por la variante delta, que se centra en aumentar las vacunas y los refuerzos.

Comenta aquí: