«Gobierno no ha puesto un solo peso para solucionar el desabastecimiento de agua en Santa Marta»: Virna Johnson

En días pasados, la alcaldesa de Santa Marta Virna Johnson, denunció que personal de la Policía con su esquema del ESMAD, hizo uso de gases lacrimógenos y atacó a trabajadores y contratistas de la entidad Essmar de esa ciudad.

La mandataria y el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, alzaron su voz de protesta ante lo que consideraron una medida «arbitraria» por parte de la Policía y la misma Superintendencia de Servicios Públicos, en cabeza de Natasha Avendaño.

Fueron momentos de pánico donde la Fuerza Pública llegó desde la capital del país con órdenes precisas al escuadrón del ESMAD para accionar y maltratar a muchos de los trabajadores de la Essmar, quienes por la gravedad de las agresiones elevaron las denuncias penales pertinentes.

«Vinieron a desconocernos completamente como primera autoridad de Policía y estamos completamente sorprendidos por la forma como se hizo la intervención a la empresa Essmar», detalló Johnson.

La máxima autoridad de Santa Marta también reprochó que desde Bogotá haya sido enviado el coronel Elkin Corredor, quien le dio a sus subalternos la orden para que ingresaran abruptamente a las instalaciones.

«Llamamos al coronel Pava como al coronel De los Reyes y la respuesta fue: «no podemos hacer nada porque es una orden del nivel central», denunció.

¿Intervención con fines polítiqueros?

Sobre la intervención a la empresa, la mandataria agregó que en realidad desconoce cuáles son los intereses que hay detrás de la decisión del Gobierno.

«No sabemos cómo va a hacer la Superintendencia aquí en el Essmar, cuál es esa varita mágica que tiene con los diseños ya o no sé si ya los tienen, pero nosotros vamos a continuar con el proceso de los diseños de la plaza El Curval», indicó.

Precisó la alcaldesa que la diligencia adelantada por la Superservicios está muy distanciada de los establecido por la Carta Política y la Ley, y por estar desconectada a las garantías constitucionales incurrió «en pérdida de validez la toma de posesión, incurriendo en una vía de hecho».

Visto desde todos los puntos, parece ser una entramada con la cual se busca estancar el cambio positivo que vive la ciudad y el departamento del Magdalena. La alcaldesa Virna Johnson sostiene que «de ninguna manera será motivo este repudiable hecho para que continuar avanzando en una busca definitiva al tema de suministro de agua potable a los samarios».

De igual manera, calificó que el proceso de construcción de la planta El Curval va por buen camino y se espera que a mediados de enero estén listos los diseños con recursos del Distrito.

Comenta aquí: