La importancia de la Citohistotecnología en la prevención del cáncer de cuello uterino

De acuerdo con el Ministerio de Salud, el cáncer de cuello uterino es la primera causa de muerte por cáncer entre mujeres de 30 a 59 años, en Colombia.

Ante esa realidad, la citohistotecnología ha reafirmado su potencial para detectar el VPH y el cáncer de cuello uterino con mayor efectividad. Esta disciplina se encarga de capacitar personal en el área de la citología -especialidad enfocada en el estudio de las células-, y la histotecnología –el análisis de la composición y estructura de los tejidos anatomopatológicos, para la identificación y tratamiento en este caso del cáncer de cuello uterino, haciéndole seguimiento a sus alteraciones premalignas y malignas.

Telepatología, clave para identificar la enfermedad a tiempo.

En 2020, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, en Colombia se presentaron 4.742 casos nuevos y 2.490 muertes por cáncer de cuello uterino. En esos escenarios, el co-test es el método tradicional para detectar esta enfermedad; se trata de una prueba molecular realizada en un laboratorio para el Virus del Papiloma Humano (VPH) y con la Citología Cérvico Uterina (CCU).

Esta tecnología permite que se realice un estudio de calidad para el adecuado diagnóstico de la complicación. Sin embargo, aunque la citología está planteada para realizarse cada 3 o 5 años, Poveda recalca que, en el caso colombiano, “se recomienda que se realice de manera anual, por el contexto social y económico”.

Aun así, muchas mujeres encuentran grandes obstáculos a la hora de cumplir con esta cita, ya sea por razones de conectividad terrestre, o por cuestiones personales y familiares. En esas circunstancias, la telepatología, entendida como el análisis de las muestras patológicas de un paciente a la distancia y a través de las tecnologías TIC, se ha convertido en una atractiva solución para atender y hacerle seguimiento a la salud de las pacientes, sin importar la distancia ni su lugar de procedencia.

La telepatología, fruto de la digitalización que ha tenido el sector en los últimos años, permite “reducir los tiempos que debe esperar una persona para recibir respuesta de su situación médica. Esto, a largo plazo, conlleva a una reducción de costos y tiempo de transporte”, señaló con Martín Poveda, decano de la Facultad de Tecnologías de la Salud de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS).

Asimismo, resalta que, ante esas realidades, los citohistotecnólogos se han venido adaptando a las necesidades que tienen los procesos de la salud y los pacientes, actualizando y mejorando sus métodos de atención para una mayor eficiencia. “Trabajar en tener citohistotecnólogos con amplios conocimientos y vocación de servicio, es un pilar fundamental para mejorar esta práctica en el país”, concluye el experto.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: