Urgen solución a crisis de zona portuaria de Barranquilla, pérdidas se acercan a US$20 millones

*Empresa dragadora exige condiciones técnicas para arrancar trabajos

Debido al cese de actividades por el bajo calado que produce la alta sedimentación en el canal de acceso al puerto de Barranquilla, se reportan pérdidas cercanas a 20 millones de dólares y un fuerte impacto en la competitividad de la ciudad.

Y es que, desde el pasado sábado a la fecha, de acuerdo con Asoportuaria, unos 13 buques han decidido desviar para Cartagena y Santa Marta, lo que resulta grave porque es carga que ya no va a llegar a los terminales de Barranquilla.

Lucas Ariza, director de Asoportuaria

“Son embarcaciones que no quisieron aligerar carga para ingresar a Barranquilla, sino que tomaron la decisión por ahora de desviarse a terminales cercanos. Las afectaciones económicas por la crisis portuaria estaban trazadas en unos 18 millones de dólares, pero con los últimos desvíos superarán los 20 millones de dólares”, afirmó Lucas Ariza, director de Asoportuaria.

El dirigente gremial expresó su preocupación por las consecuencias que esta situación traerá pues muchos empresarios y navieras están perdiendo la confianza en Barranquilla y su puerto, y advierte que recuperar esa confianza será mucho más complejo y es un tema que va a tomar tiempo. “No es de anuncios, es de hechos, esto no es que el Gobierno va a destinar 50.000 o 90.000 millones para mantenimiento del canal el próximo año, lo que es una buena noticia, pero se tiene que materializar, se tiene que concretar con unas buenas condiciones de navegación, si no, no sirven de nada esos anuncios”, afirmó Ariza.

Clemente Fajardo, vicepresidente de asuntos corporativos del grupo Petromag, dijo que la problemática del puerto afecta a todos, pues en la medida en que no ingrese carga a la ciudad, se encarecen los productos de manera significativa.

El ejecutivo cuestionó la labor de Cormagdalena, indicando que no hay una explicación válida para tener un calado de 6,2 metros en el canal de acceso considerando los millonarios recursos que se han invertido para el mantenimiento a través de dragados.

“Hace falta más experticia técnica, más estudio y más obras. Todo queda aplazado a la APP, pero éste es un documento que está publicado pero que hoy no tiene certeza que ningún contratista lo vaya a asumir, solamente lo sabremos el día que sea contratado mientras tanto no podemos trasladar todas las esperanzas y la solución del puerto a la APP. Se necesitan obras inmediatas y que las entidades correspondientes las realicen”, afirmó Fajardo.

El director ejecutivo de la Colombiana de la Infraestructura, CCI, zona Norte, Héctor Carbonell, también expresó su preocupación por la coyuntura del puerto. Propone que se monte una sala de crisis permanente para resolver la situación. “Buques esperando para entrar, sobrecostos, desabastecimiento, la competitividad de Barranquilla está en riesgo”, advirtió.

Comprar draga y hacer estudios

El experto en logística y comercio internacional Carlos González Bassi, sostuvo que el gremio logístico viene muy afectado por el considerable aumento de los fletes por cuenta de la crisis de contenedores y a esto se le suma la afectación por las actuales condiciones del puerto local.

Considerando que lo del canal de acceso se ha vuelto un tema recurrente, estima que ya es hora de asumir la compra de una draga para Barranquilla. Dice que la adquisición de esta draga cuyo valor está cercanos a los 25 millones de dólares, debe incluirla el Distrito de Barranquilla en su presupuesto anual.

De otro lado, el director de Asoportuaria, Lucas Ariza, reitera en la necesidad de hacer un estudio que identifique lo que está afectando el río Madalena en sus últimos kilómetros. Considera que éste debe ser un tema predictivo y no reactivo. Se debe tener certeza de qué pasa y qué se puede hacer para mejorar las condiciones.

Indicó además que en repetidas ocasiones han pedido que se hagan por obra pública intervenciones que se requieren en el canal de acceso y que están incluidas en la APP, pero como este proyecto aún no se ejecuta, esas obras deberían adelantarse.

Humberto Ávila, director del Observatorio del Río de la Universidad del Norte, coincide con el gremio portuario en la necesidad de realizar un estudio y una revisión técnico/científica de la dinámica en el río Magdalena.

Afirma que esto es tan necesario como invertir recursos en dragado, pues se debe entender qué es lo que sucede físicamente en un sector para tomar mejores decisiones.

Y el dragado

Como muy curioso consideró el director de Asoportuaria la exigencia del dragador Jan de Nul de contar con un canal de 150 metros de ancho y una profundidad de 8.5 metros para retomar el dragado. Dijo que esto nunca antes había sido exigido por ninguna empresa dragadora.

Esas condiciones son las que han impedido que la draga arranca los trabajos en la zona. No obstante, la entidad indicó que ayer, un plano batimétrico mostró mejora en las condiciones en Bocas de Ceniza, condiciones adecuadas para el trabajo de la draga Bartolomeu Días. “El tiempo es oro y es momento que se muestre el compromiso con el país”, manifestó Lucas Ariza.
Al cierre de esta edición todavía no se tenía información sobre reinicio de dragado. El director de Cormagdalena, Pedro Pablo Jurado, dijo que no pueden obligar a la empresa a dragar por fuera de las condiciones que ellos plantearon.

“Estamos pensando es buscar mecanismos alternativos que permitan intervenir en Bocas de Ceniza. Si con remolcadoras, si con retroexcavadoras, además de insistir al dragador que entienda la urgencia de la ciudad”, expresó Jurado.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: