Noviembre 21 1694: Nace Voltaire el Genio del Siglo de las Luces

Por: Pepe Sánchez – PepeComenta

Sus Cuentos Escogido son una explosiva mezcla de erudición, de humor, de escepticismo, de falta de respeto a todo lo considerado como sagrado e intocable

imagen tomada de https://www.youtube.com/watch?v=lJ57LbQnOrw
imagen tomada de https://www.youtube.com/watch?v=lJ57LbQnOrw

Sus Cuentos Escogido son  una dura burla. Como ejemplo, este par de breves narraciones. 

El 21 de noviembre de 1694 nació François Marie Arouet, más conocido como Voltaire, uno de los intelectuales más importantes del denominado Siglo de las Luces, tal vez el máximo representante de la Ilustración, adversario de los dogmas y de todo aquello que no pudiera ser explicado por la razón, uno de los Enciclopedistas – precursores ideológicos de la Revolución Francesa- y autor de dos de las obras más leídas en el mundo: El Diccionario Filosófico y Cuentos Escogidos.

Este libro, el Diccionario Filosófico, fue tan difundido y conocido que el filósofo, filólogo, crítico literario e historiador español, Marcelino Menéndez Pelayo se preguntaba de manera retórica y un tanto sardónica si hubo un sitio en el mundo donde no se hubiese leído.

-¿Hubo apartada región adonde no llegase el Diccionario Filosófico?- escribió en alguna oportunidad el conocido lingüista hispano,

Los Cuentos Escogidos, de Voltaire son una explosiva mezcla de erudición, de humor, de escepticismo, de falta de respeto a todo lo considerado como sagrado e intocable, y dura burla a los conceptos reputados como los más elevados del espíritu, entre ellos el amor eterno y fiel que resiste todos los embates y sólo termina con la muerte.

Como ejemplo, este par de breves narraciones: En la primera de ellas, señala que una mujer asistió al sepelio de la compañera sentimental de un pariente suyo y regresó a casa acongojada diciéndole a su esposo algo más o menos como esto:

-Asistí al sepelio del esposo de Mme..X y me puse muy triste al verla a ella tan desesperada. Estuvo a punto de lanzarse a la fosa cercana al riachuelo donde fue sepultado el cadáver. No se lo permitieron, pero la pobre, se arrancaba los cabellos jurando que mientras ese riachuelo fluyera por allí, ella le sería fiel a la memoria de su fallecido esposo.

-Me parece bien -respondió el marido- pues eso revela el amor sin límites que sentía por el hoy difunto.-Sí -dijo la mujer- pero has debido verla después. Estaba lanzándole piedras al agua para desviar el cauce del riachuelo- es el despiadado remate.

En la segunda historia, Voltaire relata el episodio ocurrido con la pareja perfecta.

-Un hombre y una mujer hermosos, ricos, cultos y pertenecientes a la más rancia nobleza francesa. Se juraron amor eterno, la sociedad los aclamó y la Iglesia Católica se aprestaba a bendecir la unión. Pero…

Un día salieron a pasear por un bosque cercano y cuatro salteadores, enviados por un rival de amores, trataron de raptar a la dama. Su novio, sin dudarlo, desenvainó la espada y se enfrentó a los secuestradores matando a dos de ellos y poniendo en fuga a los dos restantes. La bellísima Dulcinea, se arrojó a los pies del héroe, diciéndole algo similar a esto:

-Desde hoy, mi amor por tí ha crecido hasta el infinito. No habrá nada capaz de interponerse en nuestro camino. Me entregaré a tí en cuerpo y alma, pues has sabido defender mi virtud y mi honor, aún a riesgo de tu propia vida.

¿Final feliz? Pues ocurrió que en la lucha contra los malhechores, el novio sufrió una herida en el párpado. Esta se infectó y los médicos aseguraron que el valiente salvador, perdería el ojo.

Pero como ocurre muy pocas veces, los médicos se equivocaron. A los ocho días, la pústula infecciosa reventó, el ojo sanó por completo y sólo quedó una leve cicatriz. Exultante, alegre hasta el paroxismo, el novio salió presuroso en busca del objeto de su amor.

-Mi corazón soporta todo menos a un hombre tuerto. Es lo único que no podría soportar en mi vida. Si fuera leproso, no me habría importado, pero ¿Tuerto? Así no- le dijo la amante novia a sus amigas, antes de casarse con otro dos días después del accidente…

¿Cinismo o son pura realidad estas elucubraciones de Voltaire? ¿Así es el amor de débil? Ustedes opinan,,,

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: