La princesa Mako de Japón se casó con plebeyo y renunció a la familia imperial

En una discreta ceremonia sin las celebraciones tradicionales, contrajo matrimonio la hasta hoy princesa Mako de Japón, con el plebeyo Kei Komuro, el joven que ella misma describe como su soporte emocional en los años que han separado su compromiso del controvertido matrimonio.

La pareja se conoció en 2012 cuando asistían a la universidad, tras 5 años de relación tomaron la decisión de casarse; sin embargo, hasta ese momento no suponía algo menor ya que las leyes reales japonesas no permiten que un miembro femenino de la familia real se case con un “plebeyo” sin antes renunciar a sus títulos de realeza y a su lugar en la línea de sucesión.

Mako y Kamuro anunciaron su casamiento en 2017, pero por complicaciones surgidas al interior del entorno real, la había sido pospuesta indefinidamente.

Mako de Akishino se convirtió en la tercera princesa en tomar la decisión de dejar la familia real para poder casarse con su pareja. La primera vez ocurrió en 1960, cuando lo hizo la tía abuela de Mako, y la segunda en 2005, cuando lo hizo su tía Nori.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: