Campaña política impregnada de espionaje, sectarismo y agresión

Gustavo Petro, María F Cabal, Honorio Henríquez, Paloma Valencia

Los actos de campaña del candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, en Cartagena el viernes 22 de octubre, y el de los precandidatos María Fernanda Cabal, Josué lirio Barrera, Oscar Iván Zuluaga, Paloma Valencia y Rafael Nieto, del Centro Democrático en Santa Marta, estuvieron impregnados de espionajes y pugnacidades con las corrientes políticas y gobierno local de cada una de las sedes.

En el restaurante Dunia, ubicado en el barrio Bocagrande de Cartagena, al tiempo que se daban cita para un desayuno el candidato Petro, con el senador Armando Benedetti y la historiadora Adelina Covo, las tomas de las cámaras de seguridad proyectaban imágenes y sonido al líder del Centro Democrático, senador Fernando Araújo, quien hizo públicas las escenas proyectadas, de lo que se considera una intromisión delicada y peligrosa de alta tecnología, por tratarse de lo que pudiera ser un hackeo de especialistas cibernéticos o una red de espionaje centralizada en oficinas de inteligencia oficial, que ha encendido las alarmas a todos los actores de la política.-

Pero si el viernes 22, “llovía” en Cartagena, en la antesala a la manifestación que diera el candidato del pacto Histórico, con la Boquilla atiborrada por miles de lugareños y simpatizantes venidos de todos los barrios y municipios de Bolívar y Atlántico, en cercanías el complejo hotelero de Las Américas, de propiedad de la familia Araújo, en Santa Marta, “no escampaba”, al realizarse el 4º Foro de Precandidatos del Centro Democrático, en el Hotel Irotama Resort, donde se trazaron políticas de esa organización de la derecha colombiana, lanzando dardos envenenados contra el gobernador Carlos Caicedo y la alcaldesa Virna Johnson, replicando las voces de los líderes políticos locales de esa colectividad.

Fue la senadora Paloma Valencia la encargada de lanzar los primeros guijarros contra Caicedo, expresando que “Santa Marta no solo tiene unas alcantarillas sin agua, sino una ciudad que está sin agua. Cómo es posible que eso pase en una ciudad que es una joya?”, siguiendo la línea del senador raizal, Honorio Henríquez, quien hace exactamente un año, en octubre 11 de 2.020, dirigía el denominado “Pacto de Ciénaga”, donde se erigió en el opositor a la gestión del gobernador Carlos Caicedo, de “Fuerza Ciudadana”, dirigido a obstaculizar el Plan de Desarrollo “Magdalena Renace”, y el disrital “Santa Marta Corazón del Cambio”a fin de restarle presencia a las ejecuciones del líder del principal movimiento de la izquierda en la Costa Caribe.

El caso del Magdalena es de una gravedad absoluta ya que la pugnacidad política ha ido acompañada de la intervención del gobierno central y de los entes de control que se han expresado en la intervención por la Superintendencia en los Hospitales Julio Barreneche y Alejandro Próspero Reverand; seguido de la obstaculización a los proyectos de dotar de agua potable a Santa Marta y los asentamientos circunvecinos, como son Bonda, Guachaca, Buritaca-Don Diego, con el liderazgo de Aguas del Magdalena y de la Empresa de Servicios Públicos del distrito de santa Marta – ESSMAR -, al suscribir Gobernaor y Alaldesa de Santa Marta, el acuerdo histórico con la empresa Cenit de Transporte y Logística de Hidrocarburos, filial de ECOPETROL, para construir el acueducto de El Curval, en Bonda, así como la pretensión de hacer pulso sobre los recursos de las regalías por más de $320 mil millones de pesos que canalizarían a través de la oposición oficial de los alcaldes, liderados por el de Ciénaga, Luis Tete Samper, del grupo político del senador Honorio Henríquez, echándole mano a los procedimientos de la ley 1530 de 2012, que les permite crear las asociaciones de municipios, todo lo cual congeló recursos por más de $15 mil millones de pesos  en el 2.020, del Fondo de Desarrollo Regional, proponiéndose agrupar más de 29 entidades territoriales, que cerquen el actuar del Gobernador Caicedo.

El país no debe aceptar que se sacrifiquen las soluciones urgentes a necesidades básicas de la población por el sectarismo político de quienes están en la disputa por el Poder Político solo para satisfacer sus propios intereses, olvidándose de las angustias de sus gentes, que terminan sacrificadas como es el caso del Magdalena o de los habitantes pobres de Cartagena, frente a los cual este diario llama a la cordura y a la razón a los actores políticos en contienda.

Es hora que los entes de control se despoliticen y muestren resultados que armonicen con la convivencia pacífica y la reconciliación con equidad que reclaman los 51 millones de colombianos, en su mayoría, en la pobreza como ha denunciado el director del DANE, mostrando la triste realidad que nos ha dejado la corrupción y el sectarismo.

Por Alfonso Camerano

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: