[Editorial] Subsidios embolatados

Muchas veces no se confía en nuestras autoridades, no se le da crédito a muchos gobernantes ni a nuestros representantes, porque desde tiempo atrás se ha dicho que ciertos funcionarios solo están en sus cargos para servir a los intereses suyos y los  de sus jefes políticos.

En ese sentido, las múltiples quejas recibidas en nuestra sala de redacción, serán trasladadas a la Superintendencia Nacional de Salud, para que esta entidad inicie cuanto antes, las acciones de  control en el manejo de los subsidios de salud, para que estos no se sigan extraviando, mediante actos de corrupción. 

Estas quejas  también han llegado al conocimiento de la Procuraduría General de la Nación, entidad que prometió  desenmascarar a los responsables de estos posibles ilícitos, pesquisas que comparten la Contraloría General de la República y el Departamento Nacional de Planeación.

Por este motivo hacemos un llamado a los alcaldes municipales del departamento del Atlántico, del Magdalena, Bolívar, Cesar, La Guajira, Sucre y Córdoba, para que se pongan al día con la cartera que algunos de estos entes territoriales tienen con las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud- EPS por concepto de atención a la población más pobre de esta sección del país.

Con sobradas razones, se ha concluido que la corrupción en las esferas gubernamentales se constituye en uno de los graves males que nos aquejan y que pese a las permanentes denuncias entabladas por la comunidad ante los entes de control para que estas contrarresten sus causas y castiguen a los responsables, aun nos encontramos muy lejos de disminuir sus perjudiciales efectos en el plano local, regional y nacional.

Es importante que las Secretarías de Salud de muchos municipios, de manera conjunta con la Superintendencia elaboren un diagnóstico sobre la situación del financiamiento de la población de escasos recursos  no afiliada.

Al respecto, el Movimiento de Integración Cívica – MIC a través de sus actuales directivos, se declaró un defensor convencido y profundo de la red pública hospitalaria y manifestó que se debe ir pensando en diseñar una política que haga viables a todos los hospitales municipales, para que se preste en forma óptima el servicio público de salud a los habitantes de los municipios.

Los alcaldes, en este tema, tienen una gran responsabilidad, por lo que se espera que en un plazo prudencial, viabilicen y adopten los correspondientes correctivos y planes de organización de la red de prestadores de servicios de salud para garantizar la sostenibilidad financiera de las instituciones públicas, las que la mayoría están al borde de la liquidación.

Claro que hay que reconocer que todavía existen ciudadanos o funcionarios honestos que día a día trabajan para cumplir con su misión de ser servidores públicos.

Como lo hemos venido reiterando, la tarea de LA LIBERTAD es  contribuir al desarrollo de Barranquilla y el Atlántico con la crítica siempre constructiva; de ahí nuestra permanente invitación a  la ciudadanía para que con su participación activa contribuyan a la lucha frontal contra las irregularidades que se presenten en las entidades gubernamentales a nivel local, departamental y nacional.

Con relación a este  tópico, consideramos pertinente que los entes de control cumplan su tarea y que los ciudadanos denuncien las irregularidades aportando las pruebas para que estos inicien los procesos correspondientes y se sancione a los responsables.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: