Expertos buscan prohibir la aplicación de biopolímeros

La aplicación de los biopolímeros sigue siendo un problema para la salud de los colombianos, tanto así que ha surgido un proyecto de ley que propone cárcel para quienes apliquen estas sustancias durante procedimientos estéticos. Esta iniciativa está siendo respaldada por la Academia Colombiana de Cirugía Plástica Reconstructiva Estética (ACCPRE).

La iniciativa fue radicada en el Congreso de la República, en esta se prohíbe y sanciona a aquellas personas naturales y jurídicas que, sin ser especialistas o no cuenten con autorización, realicen los actos médicos señalados en la presente ley, de conformidad con lo establecido en el artículo 7° de la Ley 711 de 2001 y demás normas concordantes.

Con este proyecto se busca que la sanción sea del doble de la pena que hoy existe por homicidio y lesiones personales y que su prescripción no corra mientras persistan las secuelas nocivas contra la salud de las víctimas.

César Edwin Martínez Correa, presidente ACCPRE, asegura que este proyecto de ley permitirá que se regule de manera eficaz todos los establecimientos como spas, peluquerías, gimnasios y sitios informales, en los que se ofrezcan servicios y procedimientos estéticos, y en los cuales se inyectan cualquier tipo de sustancias en la cara y el cuerpo, lo que supone un gran riesgo, deterioro y daño para la salud de las personas.

En Colombia, son varios los casos de aplicación de biopolímeros en personalidades reconocidas. Algunos de los más sonados han sido el de Lina Tejeiro, Jessica Cediel y la periodista Cristina Estupiñán, quienes, en busca de mejorar su apariencia física, se sometieron a este tipo de procedimientos quirúrgicos y estéticos, que han afectado gravemente su salud.

Cabe resaltar que los biopolímeros no presentan una reacción inmediata, pero al pasar unos días o semanas se pueden presentar síntomas que son de difícil manejo quirúrgico y que necesitan una atención médica especial.
“Los cirujanos plásticos atendemos de 3 a 4 pacientes con biopolímeros; al mes son unos 12 o 15 pacientes que estamos viendo con esa condición y en el país somos más de 500 cirujanos plásticos”, indica Martínez Correa, haciendo énfasis en la magnitud de este problema, que se agudiza aún más.

Es por esto que, el proyecto de ley además busca comprometer a las entidades de salud para hacer un control y veeduría permanente a los establecimientos que ofrecen servicios estéticos, así como la creación de un sistema de información sobre la comercialización y el peligro del uso de sustancias modelantes ilegales.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: