Hidroituango, una megaobra cuya entrega se ve cada día más embolatada

*El director de la Cámara de Infraestructura de Antioquia, José Fernando Villegas, ve como la única solución sensata, que los constructores actuales la terminen la obra

La decisión de las empresas encargadas del proyecto Hidroituango, Conconcreto y Coninsa de acogerse a una reorganización empresarial, tiene al sector energético, empresarial y político del país, con los nervios de punta.

Hay que decir que estas constructoras le dijeron al Estado colombiano que tienen problemas financieros agudizados por la pandemia.

La reorganización empresarial de Conconcreto y Coninsa, significa que se suspenden cobros, o procesos ejecutivos o de garantías de las empresas, mientras se llegan a acuerdos con acreedores dentro del tiempo de reorganización.

Así las cosas, la que queda en aprietos es Empresas Públicas de Medellín, EPM, porque deben buscar contra reloj nuevos contratistas que se den la pela, para coger el proyecto en las condiciones físicas y financieras en la que está.

A toda esta situación hay que sumarle la decisión de la Contraloría General de la República que en septiembre de este año emitió un fallo de responsabilidad fiscal contra 26 empresas y personas naturales por un monto de 4.3 billones de pesos debido a demoras, retrasos, cambios en los diseños, construcciones sin estudios verificados y, como consecuencia, se requirieron mayores inversiones que según el ente superan 114% más de lo pactado inicialmente.

Para los entendidos, el fallo lo que significa, es que las personas que estuvieron a cargo durante todo el tiempo del desarrollo de la obra son responsables en primera instancia del daño patrimonial que causa el no cumplimiento de un proyecto como este, estratégico para la generación de energía en el país.

Por la magnitud de lo que viene ocurriendo con la decisión de Concreto y Coninsa de acogerse a una reorganización, fue convocada una reunión extraordinaria en la Casa de Nariño con miras a buscar salidas a la crisis de Hidroituango.

El director de la Cámara de Infraestructura de Antioquia, José Fernando Villegas, pone de relieve cuáles son los efectos de esta nueva crisis para el proyecto hidroeléctrico y las empresas involucradas.

Según advierte Villegas: “Hay una póliza de seguros que viene cumpliendo y está pagando. Si bien el estudio de la Contraloría habla de 4.3 billones de pesos, es bueno que la gente entienda que esos 4.3 billones los está pagando el seguro. La plata no se ha perdido, hay que recordar que el fallo no habla ni de robo ni de corrupción sino de unos dineros que presuntamente se perdieron y alguien los tiene que pagar”.

Luego asegura que el efecto de esta decisión fiscal lo sienten las constructoras.

Y agrega el representante gremial: “Esas empresas para ejercer su actividad requieren de créditos financieros permanentes, del acompañamiento de la banca, esa es la esencia de su negocio. ¿Qué banco va a autorizar nuevos desembolsos cuando tiene una orden de embargo por 4.3 billones? Ninguno. El fallo está causando un enorme problema a unas empresas que lo único que hicieron fue cumplir con su labor, están poniendo a responder a unas constructoras por problemas que no fueron necesariamente de ellos, por decisiones, posiblemente, de funcionarios o de miembros de junta directiva tomadas 4 años antes o de unos diseños”.

Tal como están planteadas las cosas, dice Villegas que “es muy difícil encontrar una empresa que venga y termine una obra que arrancó otros constructores con los problemas y asuma los riesgos. Asegura que la única solución sensata es buscar la forma de que los constructores actuales la terminen.

De que Hidroituango no entre eventualmente en funcionamiento, tal como ha ocurrido hasta ahora, sostiene que “Los efectos son clarísimos: el primero es racionamiento y el segundo es el alza en las tarifas de energía”.

Como se sabe, Hidroituango debía entrar en funcionamiento en noviembre de 2018, pero eso no fue posible por la contingencia que se registró en abril de ese año.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: