Supersociedades admitió en proceso de reorganización a Coninsa Ramón H

La Superintendencia de Sociedades mediante Auto No 2021-01-610458 del 11 de octubre de 2021, a través de la Delegatura de Procedimientos de Insolvencia, admitió a la sociedad “Coninsa Ramón H S.A.”, al trámite de Negociación de Emergencia de un Acuerdo de Reorganización (NEAR), previsto en el Decreto Ley 560 de 2020.

En el marco del trámite, la compañía deberá fijar un aviso sobre el término de duración de la negociación, comunicar a los acreedores el inicio de la negociación de emergencia y a todos los jueces y entidades que adelanten procesos ejecutivos, de restitución, de ejecución de garantías o de cobro coactivo, con el fin de que se suspendan durante el trámite.

Además, deberá iniciar la negociación con sus acreedores y celebrar el acuerdo de reorganización en un término no mayor a tres meses para la confirmación por parte del Juez del Concurso.

El trámite de Negociación de Emergencia de un Acuerdo de Reorganización, establecido en el Decreto Ley 560, es un mecanismo de salvamento y recuperación empresarial para aquellos deudores que se encuentran afectados por las causas que motivaron la declaratoria del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica, que permite conjurar la crisis y preservar la empresa y el empleo mediante la negociación con los acreedores y la confirmación de un acuerdo de reorganización.

En un comunicado, la constructora aclaró que esta decisión no afectará ninguno de los proyectos que lleva en marcha.

«Ninguno de los proyectos que adelanta actualmente Coninsa, de forma individual o con otras organizaciones, se verá afectado por cuanto la finalidad de este tipo de procesos es la protección del crédito y la continuación de los negocios, a través de los trámites de reorganización y siempre bajo el objetivo de agregar valor», indica el comunicado.

La constructora es una de las firmas que junto con Concreto y Camargo Correa conforman el consorcio CCC Ituango.

Añadió que esta figura de la reorganización es legal y de carácter preventivo, y que el propósito es mantener la continuidad de sus operaciones y proteger el cumplimiento de las obligaciones pactadas con sus empleados, clientes, contratistas, proveedores y entidades financieras.

«Las operaciones y compromisos de Coninsa con los clientes seguirán en sus mismas condiciones, ya que hacen parte del giro ordinario de su objeto social. Por tanto, el mecanismo de negociación de emergencia de un acuerdo de reorganización es un instrumento adecuado y óptimo para proteger a todas las partes de interés que existen alrededor de su operación y manteniendo la buena fe en las relaciones comercia-les con todos nuestros clientes y aliados», precisa la empresa.

La empresa dijo que el entorno actual los llevó a invocar esta medida que permite la ley para no poner en riesgo la solvencia de la compañía y la continuidad de sus operaciones.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: