Solucionada emergencia de vertimiento de aguas residuales a la Bahía

Debido a la emergencia que se encontraba el alcantarillado en Santa Marta, la gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta -Essmar- Patricia Caicedo, recibió la visita en la Ebar Norte de funcionarios de la Procuraduría, quienes procedieron a verificar la contingencia presentada por el vertimiento de aguas residuales en la Bahía.

“Lo que queríamos verificar con el delegado de la Procuraduría es que el daño gravísimo que sufrimos el jueves en la madrugada con el ebar norte y este colector, ya fue contenido en menos de 8 días”, indicó Caicedo.


También se han realizado pruebas de monitoreo del agua cada 3 días desde que comenzó el daño, las cuales fueron enviadas a un laboratorio certificado y próximamente serán entregados los resultados.


Por su parte la Contraloría inició de oficio investigación por el vertimiento de las aguas residuales a la bahía, situación que se viene presentando en la carrera 1 con calle 22, como se evidenció en las inspecciones realizadas por el equipo auditor de esta entidad.


Las actuaciones de vigilancia y control fiscal de este órgano de control se fundamentan entre otros principios, en el de valoración de costos ambientales, en virtud del cual, el ejercicio de la gestión fiscal debe considerar y garantizar la cuantificación e internalización del costo-beneficio ambiental.


OPERARIOS TRABAJARON A TODA MARCHA
Como se conoció días anteriores la emergencia se presentó a causa de las lluvias registradas en los últimos días que originó el arrastre de material granular descendiente de las faldas de los cerros, lo que afectó el impulsor y la voluta de la bomba 4, dejándola fuera de operación.


“No tenemos alcantarillado fluvial, es decir, que cuando se levanta las tapas de los mongoles todo el material de arrastre va al sistema de alcantarillado y produce estos tipos de vertimientos de aguas residuales”, señaló la funcionaria.


Con el recolector centro se ha logrado recolectar todas las aguas servidas del centro histórico, pero hay un gran caudal por debajo que corre, que al fallar las bombas ese mismo sistema emerge y es lo que se ve en las calles.


Ante lo sucedido la Essmar activó un plan de contingencia que atendió los puntos afectados, como lo son la calle 22 con carrera primera y en cercanías al edificio Punta Betín.


La emergencia fue controlada y monitoreada por los operadores con el fin de no afectar la semana turística en el mes de octubre.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: