Cargo por pérdidas, componente en la tarifa que afecta al usuario que no roba energía

*Nuevas tarifas de Air-e se incrementan en casi el 10%, según el ex ministro Amylkar Acosta

Desacuerdo han expresado diferentes sectores frente al cargo por pérdidas (P) incluido en la tarifa de energía eléctrica y que responde al pago que deben hacer los usuarios al prestador por las pérdidas originadas por el hurto de energía.

Claramente como lo deben pagar todos los usuarios, el rechazo se centra en los clientes que no cometen este tipo de ilícitos.

Los comerciantes afiliados a Undeco indican que este componente llevará a encarecer aún más el costo de la energía, que ya es afectado por el impuesto de alumbrado público, la tasa de convivencia que aseguran es la más alta del país. “Lo mismo las contribuciones económicas que pagamos. En muchos de los casos esas arandelas superan un 45% del valor del recibo”, dijo Orlando Jiménez, vicepresidente de Undeco.

Rafael Madero, presidente de la Junta Directiva de Fenalco Atlántico, dijo que cobrar algo que no han hecho bien y es el control del robo de energía no tiene presentación.

No obstante, expresó que Air-e se está sustentando por medidas y autorizaciones que le da la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg.
“Hay que iniciar un proceso no tanto contra Air-e como tal porque ellos están en un marco legal autorizado y están procediendo, lo que tenemos que empezar a revisar es el procedimiento y el por qué la Creg está haciendo este tipo de autorizaciones.

Observó que en esa cadena de cobros autorizado en el tema del robo el porcentaje de incremento es bastante importante, lo cual todavía es más incongruente”, anotó Madero.

El ex ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, explicó que este reconocimiento de pérdidas al prestador se habilitó en el régimen transitorio especial en materia tarifaria para la región Caribe (Resolución 010 de 2020). Con fundamento en eso Air-e presentó su expediente tarifario, requisito exigido para que la Creg autorice el aumento en la tarifa.

Por este régimen transitorio, las pérdidas reconocidas en la fórmula tarifaria y las cuales debe asumir el usuario vía tarifas, es del 22%, muy superior al 12% que se le reconoce a los demás operadores de red diferentes al Caribe.

Explica Acosta que al examinar los distintos componentes de la fórmula tarifaria se puede constatar que el mayor reajuste se da en el cargo por pérdidas (P), que está muy por encima del promedio nacional. “Estamos hablando de $247.23 el KWH, el 500% con respecto al promedio nacional de $48.36 el KWH”, dijo.

Se observa además que tanto el cargo por restricción (R, $37.21 por KWH), como el de comercialización (C, $96.08 por KWH) están por encima del promedio nacional ($28.02 por KWH y $57.2 POR KWH, respectivamente, pero no tanto. Mientras que el cargo por distribución (D), $113.40 el KWH, se sitúa por debajo del promedio nacional, $187.37 el KWH.

Con todo esto indica el ex ministro que el incremento en la nueva tarifa de Air-e es del 9.8%.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: