Inseguridad en Barranquilla hay que combatirla desde lo estructural, social e institucional: Conversatorio en las instalaciones del Diario la Libertad

Por: Jaime Guzmán

Frente a los hechos delictivos y la ola de criminalidad que se ha desatado en la ciudad y su área metropolitana, se realizó ayer en las instalaciones del Diario La Libertad el conversatorio ‘Inseguridad en Barranquilla’.

En el evento, organizado por la directora de la Cadena de Medios La Libertad, Luz Marina Esper Fayad, estuvieron presentes Alejandro Blanco, profesor de la Universidad del Atlántico; Antonio Bohórquez, concejal de Barranquilla; y el teniente coronel Alex Suárez, comandante operativo de la Policía Metropolitana.

El tema central fue la violencia que azota a la ciudad, y durante el acto cada uno pudo exponer las diferentes tesis que consideran han dado lugar a esta problemática que golpea tanto en la capital atlanticense como en el área metropolitana, así como las propuestas que podrían llevarse a cabo para reducir esos índices en el Distrito.

Alex Suarez, comandante operativo encargado de la Policía Metropolitana de Barranquilla, en su intervención manifestó que a través de las alianzas estratégicas, la institución como las autoridades político- administrativas están preocupados y por tanto su principal objetivo es poder brindar un mejor servicio como policía a la ciudadanía. “Con respecto a lo que está sucediendo hoy en día, nosotros estamos buscando estrategias para poder contrarrestar todas estas acciones delincuenciales, desde delitos como el hurto hasta la extorsión», anotó.

Por su parte, Antonio Bohórquez, concejal de Barranquilla, fue muy claro y metódico frente a esta situación que aqueja la capital del Atlántico. “Este es un tema que aunque recurrente desde hace unos años para acá aparece periódicamente en el análisis, las discusiones del debate público y creemos que no se ha avanzado cabalmente desde varias aristas y que cada vez que venimos a estos escenarios las cosas están complejas”, señaló.

“Creo que hay que revisarlo desde varios ángulos, no defendiendo ni atacando institucionalmente pero a veces creo que el mismo desespero de la ciudadanía intenta colocar los elementos del sistema que protegería, por tanto aquí hay un primer error pues esto requiere de una responsabilidad de ser dirigida a cada uno de los entes estatales encargados según su competencia constitucional y legal, y por ello hay que revisarlas de manera eficaz y ver el impacto que arroja”.

Agregó que “Yo aquí tengo unas cifras que aterran y lo digo porque soy un barranquillero que toda su vida ha vivido aquí, especialmente en el suroriente y veo como se fue transformando este sector a zonas calientes, rojas como son El Campito, La Alboraya, La Victoria, La Magdalena, Las Palmas… Ahora bien desde estos debates que han habido en la ciudad recientemente planteé unas ideas para enriquecer el debate y darle solución a la problemática. Por ejemplo, me he preguntado y el gobierno no me ha dado respuestas adecuadas, en el caso de la inseguridad y la inversión por habitantes desde el 2018 hasta esta fecha, en unas ciudades claves que me detengo a mirar y la inversión de seguridad por habitante está por arriba de Barranquilla, como Medellín con $115.000 por persona anual, Bogotá, $75.781 y aquí es de $38.777, por ciudadano”, explicó.

Con respecto a la violencia, exactamente a las casas de pique, el coronel Suarez comentó que “a través de las redes sociales hay muchos videos que se hacen virales pero que no son reales, de algún modo desinforman, trayendo temor al ciudadano. Asimismo cuando se ven estas informaciones hay que partir de la génesis del problema. Con este análisis, observamos que en Barranquilla viene creciendo desmesuradamente el narcomenudeo y que atrae a muchos jóvenes y la extorsión. Hay estudios como el realizado por el Ministerio de Justicia en 2015, con cifras aterradoras del mercado de la cocaína que pasó de 375 mil millones a 1.1 billones de pesos.

El tema de la extorsión no se queda atrás, pues hay organismos que se dedican a investigar que no ha sido atendido cabalmente, no lo digo solo por una institución porque en mi lectura ante ello es que en Barranquilla los gobernantes han invertido cabalmente en la seguridad de los barranquilleros, a pesar de esta fenomenología tan compleja. Por eso nos preguntamos: ¿el gobierno ha entregado lo suficiente como para que la institución policial funcione correctamente? A mí me parece que no están haciendo bien y deberíamos repensar el tema presupuestal frente a la seguridad… Que en eso me identifico con el investigador hay que velar por la seguridad de manera integridad», declaró el oficial.

El concejal Bohórquez anotó además, “También tenemos que pensar en la seguridad social e integral que incluye alimentación, ingreso digno. ¿Qué ha pasado con la reincidencia y la impunidad que impactan la seguridad en la ciudad? es gravísimo, pues lo que me decía el general Rosero según su investigación, de 100 capturados por la policía, el 8% quedan libres. Qué hace el que queda libre? Reincidir? Hay que rescatar a la comunidad con visión de pensar en el vecino, eso es clave, la solidaridad vecinal.

Segundo, frente al suroriente debe haber un plan que consista en ayudar a la juventud con inversión social pero si hay personas que deterioran la localidad, con todo ahí están los instrumentos constitucionales y legales. Yo creo en el monopolio de la institución”.

Finalmente, el comandante operativo de la Mebar manifiesta que “Para que podamos mejorar nuestro entorno debemos partir de los principios de la familia que hoy es diferente a la manera como se desarrolló en el país, por cuanto es allí donde se forman todos estos valores y así se pueda conformar una comunidad, para que podamos hablar de civismo, cultura ciudadana, deberes y derechos. Asimismo para poder vencer estos temores que agobian a la ciudadanía se tiene que denunciar, brindar la información a las autoridades. Es la hora del cambio, creo en la gente, los buenos somos más”, puntualizó.

Al final intervino el profesor Alejandro Blanco de la Universidad de Atlántico quien explicó alternativas para evitar la inseguridad y la violencia social, por ello plateó la construcción de un Observatorio de Paz y la creación de un pacto de convivencia y seguridad para poder tocar los temas álgidos que atacan la estructura de la ciudad.

El profesor Blanco indicó que hay que aprender a conocer de cerca la situación que se vive en la periferia y de esta manera analizar como ven los habitantes de Barranquilla el flagelo de la violencia como impacto social.

Por ello insiste que urge crear espacios de paz donde se analicen y diagnostique la problemática social de manera profunda y que el Distrito no trabaje a espaldas de la comunidad y no se pase de ‘agache’ ante la gestación de los flagelos. Por último indicó que la problemática que impacta socialmente a una ciudad se debe analizar desde la docencia, donde las instituciones educativas deben reglamentar de manera obligatoria la cátedra de paz.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: