La discrepancia entre Camacol y la Andi por la importación de acero

Sandra Forero, presidenta de Camacol y María Juliana Ospina, directora del Comité de Acero de la Andi.

Ante el fuerte incremento que se viene dando en el precio del acero en Colombia y la caída de las importaciones de este producto, la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, pidió al Gobierno Nacional, desmontar el arancel del 10% a dos subpartidas de aceros para concreto.Esta solicitud está siendo analizada por el Comité de Asuntos Aduaneros, Arancelarios y de Comercio Exterior (Triple A).Según Camacol, el 39% del acero para concreto que se demanda en el país corresponde a importaciones.

Precisa además que el incremento del precio del producto pone en riesgo la construcción de Vivienda de Interés Social en el país.De acuerdo con información del Dane, el precio del componente de hierros y aceros registró una variación anual 40,6%, siendo el insumo de mayor aumento de precios en la cadena de suministro de la construcción de vivienda en el último año. Este nuevo aumento de 40,6% anual en el precio del acero, acumula una variación desde enero de 2020 a agosto de 2021 que ya asciende a 45,3%.

«Esta nueva evidencia del crecimiento desmesurado del precio del acero en el país pone en riesgo la Vivienda de Interés Social y la reactivación del empleo y la demanda de insumos de 36 sectores de la economía utilizados en su construcción”, agregó la presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez.

Apoyar la industria nacional

La Andi por su parte, a través de su Comité de Productores de Acero, sostiene que el país tiene una capacidad instalada de 2,6 millones de toneladas para continuar abasteciendo el país, por lo que reducir el arancel de importación no es una medida necesaria.De acuerdo con la María Juliana Ospina, directora de este Comité, el acero colombiano ha sido fundamental para el crecimiento del 51% de las iniciaciones de vivienda en el país en el periodo enero-agosto del 2021.

«La oferta de acero colombiano ha crecido un 55% durante 2021 y desde agosto se observa acumulación de producto terminado en el mercado. Además, la producción nacional ha crecido un 48% en el periodo enero-agosto de este año versus 2020”, aseguró.

Por ello la Andi sostiene que “Es momento de apoyar la industria nacional, que genera empleos estables, apoya la reactivación económica y soporta las cifras récord del sector construcciones”.

El gremio reconoce el aumento del precio del acero y explicó que esto se debe a una dinámica internacional originado por fuertes incrementos en los costos de las principales materias primas para producir acero.

Se afectará el empleo

Al igual que la Andi, la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), mostró una gran preocupación por las implicaciones que tendría para la industria del acero en Colombia una eventual baja o eliminación a los aranceles a las importaciones de este insumo. Alacero menciona que esta medida fortalecería la presencia de producto proveniente de China y Turquía, países que históricamente han distorsionado los mercados mundiales del acero y son reconocidos por subsidiar a sus productores, así como por tener denuncias por casos de Dumping o prácticas desleales, como es el caso de Turquía, actualmente con 29 denuncias de este tipo. Adicionalmente, estas naciones no responden a las metas de carbono establecidas por la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

De acuerdo con la Asociación, la industria de acero en Colombia cuenta con cantidad suficiente de producción para atender la demanda del sector de la construcción y la infraestructura en el país. Alejandro Wagner, director ejecutivo de Alacero, dijo que “La posibilidad de que se dé una medida de este tipo significa afectar puestos de trabajo actuales y eventuales oportunidades de generación de nuevos empleos formales en Colombia. Además, sería una señal clara que desincentivaría la atracción de nuevas inversiones extranjeras al país”.

Considera que es muy importante impulsar a la industria del acero local y los más de 45.000 empleos que genera el sector y que permiten sustituir las importaciones con mano de obra colombiana. Esta industria es determinante para la reactivación económica del país.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: