Niñez desprotegida

Son pocos los países que como Colombia cuentan con una legislación tan extensa dirigida a la protección de la niñez y a la vez con tantas instituciones establecidas para su atención.

Por eso mismo es que resulta una verdadera contradicción que sea el nuestro uno de los países más descuidados en este aspecto, motivo por el cual es urgente que el gobierno cumpla con las políticas trazadas a través de las disposiciones legales.

Hay un tema que actualmente ocupa las principales páginas de los periódicos del mundo y que ha sido tratado con insistencia en recientes ediciones de LA LIBERTAD, se trata de la alimentación adecuada en la población infantil asentada especialmente en los sectores marginados de las grandes ciudades, por lo que resulta inminente que se revise el cumplimiento de las funciones por parte del plan de alimentación conocido como el PAE.

Las instituciones legalmente creadas para la protección de los menores y la sociedad en general están en la obligación de garantizarles un crecimiento adecuado a base de una alimentación sana.

Una reciente encuesta nacional respecto a la situación nutricional permitió establecer que existe un protuberante retraso en lo referente al crecimiento de los menores de cinco años que habitan en los llamados barrios subnormales de las grandes urbes.

Debido a esta preocupante situación a un grupo de dirigentes cívicos de los barrios subnormales de Las Malvinas, El Romance, La Gloria y El Bosque – antiguo terreno Manchester– un denso asentamiento humano ubicado en el sur occidente de Barranquilla, antiguamente en donde sus habitantes padecen de las más variadas necesidades insatisfechas, les proponemos la realización de un debate popular, para tratar de conseguirle una solución al problema de la desnutrición infantil en los niños pertenecientes a familias de escasos recursos económicos, residentes no solo en los mencionados sectores, sino en todos los barrios periféricos de nuestra ciudad en donde la situación es similar.

En diversas reuniones y foros, con asistencia de miembros de dichas comunidades marginadas, se ha venido dilucidando esta problemática, definiéndose por amplia mayoría, la discusión sobre la necesidad de conformar varias mesas de trabajo, con la finalidad de acordar los términos de un proyecto de Acuerdo de iniciativa ciudadana, que en la mayor brevedad posible será sometido a consideración del Concejo Distrital, tendiente a definir en forma clara y específica las políticas alimentarias de la población infantil asentada especialmente en la mencionada zona de Barranquilla, esperamos que el proyecto cuente con el respaldo unánime de los miembros de dicha corporación coadministradora, especialmente de aquellos que tienen su potencial electoral en las mencionados barrios y quienes hicieron referencia a varios casos de niños que fallecieron debido a las deficiencias alimentarias que les fueron comprobadas.

Esta intención de buscarle una solución a la citada problemática produjo cierto optimismo porque consideramos que por fin el Concejo de Barranquilla se está apersonando de los inconvenientes planteados por la comunidad que los eligió, pero hoy vemos con preocupación, que transcurrido mucho tiempo después de ese anuncio, es poco lo que se ha hecho en torno a la solución del problema de desnutrición entre los niños de Las Malvinas y otros barrios marginados de Barranquilla.

Sería importante que los actuales miembros del Concejo le cumplan a las comunidades que los respaldaron y que los anuncios dirigidos a estos conglomerados no solo se queden en eso, en promesas.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: