Superservicios toma muestras propias para analizar calidad del agua de la Triple A

Como parte de la evaluación del servicio que adelanta la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios a la Triple A desde el pasado 27 de agosto, la entidad analiza la calidad del agua suministrada por esta empresa en Barranquilla y los municipios de Galapa y Malambo, en el departamento del Atlántico.

 
En atención a las quejas de los usuarios, y luego de recibir respuesta de la empresa a los requerimientos hechos por la entidad, la superintendencia decidió realizar pruebas directas en estas poblaciones para analizar la calidad del agua. Además, pidió nuevas explicaciones a la Triple A sobre el manejo de algas presentes en sus fuentes de abastecimiento, que estarían afectando el color del agua entregada a los usuarios.
 
La superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, Natasha Avendaño García, aseguró que “Con el fin de tener mayores soportes para nuestras acciones de control, solicitamos información técnica adicional a la Triple A sobre el tratamiento que ha dado a esta situación. Igualmente, esta semana tomamos nuestras propias muestras de agua para analizar su calidad y determinar si el prestador cumple con los parámetros exigidos en la regulación. Las muestras fueron tomadas por un equipo de nuestra Dirección Técnica de Gestión de Acueducto y Alcantarillado de la Superservicios, y personal de la Universidad de Antioquia”.
 
Los resultados de estas pruebas se contrastarán con la información enviada por el prestador, y con los resultados de las muestras tomadas por las secretarías Distrital y Departamental de Salud; estas últimas fueron recibidas el día jueves 16 de septiembre, sin embargo, la Superservicios confirmó que dichos análisis no corresponden a las fechas del registro de las variaciones denunciadas por los usuarios, de tal manera que se solicitarán nuevamente y con éstas se determinará si el agua suministrada es potable, a pesar de la alteración del color; o si la empresa está incumpliendo los parámetros de agua apta para el consumo humano establecidos en el Índice de Riesgo de Calidad del Agua, IRCA, determinado por el Gobierno Nacional.
 

“Una vez se surta el proceso de verificación y de acuerdo con los hallazgos, definiremos las acciones de control a que haya lugar contra la empresa. Paralelo a lo que realizamos desde la superintendencia, recordamos a las alcaldías que deben tomar medidas de contingencia para mitigar o prevenir posibles afectaciones a la salud de los usuarios, en cumplimiento de su función de garantes de la prestación del servicio público en sus territorios”, puntualizó Avendaño García.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: