Septiembre 17, 1921: Nace Virgilio Barco Vargas, «último radical»

Correspondencia de Prensa, 11-1-2021 (https://correspondenciadeprensa.com/?p=16034)

Por: Pepe Sánchez.
Fuente: pepecomenta.com

Desmontó sistema bipartidista, preparó Constituyente dl 91 y durante su Gobierno exterminaron a los miembros de la UP

La UP, cuyo calvario y muerte son un estigma que arrastra el gobierno colombiano, una verdadera vergüenza a nivel internacional 

Virgilio Barco Vargas, nació en Cúcuta el 17 de septiembre de 1921 y falleció en Bogotá el 20 de mayo de 1997.,Ocupó la presidencia de Colombia entre el 7 de agosto de 1986 y el de 1990 y calificado como «el último de los presidentes liberales radicales del país» 

Muchos colombianos recuerdan el mandato presidencial de Virgilio Barco Vargas entre 1986 y 1990, por tres puntos: El desmonte definitivo del antiguo esquema bipartidista, el sangriento exterminio de los miembros de la denominada Unión Patriótica y la preparación de lo que sería la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, que si bien no fue la solución absoluta y total para los problemas colombianos -que muchos pregonaban con singular alegría- logró corregir algunos oficios políticos, que poco a poco han ido creciendo de nuevo en el país.

Cuando se posesionó, Barco Vargas decidió suspender el reparto equitativo de cuotas de poder entre los partidos tradicionales -Liberal y Conservador- y adoptó un esquema Gobierno Oposición, designando sólo para ministerios y demás, a miembros de la colectividad que lo apoyó para ser elegido.

Su primer gabinete estuvo conformado por Fernando Cepeda, en el ministerio de Gobierno, César Gaviria Trujillo en el de Hacienda, Miguel Merino Gordillo en Desarrollo, José Manuel Arias Carrizosa en Justicia, Julio Londoño en la Cancillería, William Fadul en Comunicaciones, José Fernando Botero en Agricultura, José Name Terán en Trabajo y Seguridad Social, César Esmeral en Salud, Marina Uribe en Educación, Luis Fernando Jaramillo en Obras Públicas y Transporte y en Minas y Energía fue designado Guillermo Perry.

Esta disposición, fue rechazada por el Directorio Nacional Conservador, que no estaba preparado para hacer una oposición de partido. Fue una decisión  polémica y criticada calificada como un deseo de «imponer una hegemonía de partido».

El sistema bipartidista, que había sido impuesto con la creación del Frente Nacional en 1958. Este Frente Nacional, era la idea de buscar una paz política en el país entre Liberales y Conservadores, en un esquema que debería mantenerse por 16 años, es decir hasta 1974, cuando finalizaría el acuerdo.

No obstante, los tres mandatarios que sucedieron a Misael Pastrana Borrero -último del Frente Nacional- respetaron el esquema de repartición equitativa. Alfonso López Michelsen, Julio César Turbay Ayala y Belisario Betancur, continuaron con las cuotas burocráticas, que el Directorio Conservador quería mantener.

-El bipartidismo bloque el sistema crítico y desvirtúa la opinión de las colectividades-  fue lo que alguna vez dijo Barco Vargas al respecto.

En 1988, el presidente decidió atender el clamor de ciertos sectores emergentes en la política, accediendo a los deseos de tales grupos de elaborar una nueva Constitución, una nueva Carta Magna, que acabaría con los vicios electorales y de otro tipo que por años se habían entronizado en los gobiernos.

Sobre este particular, se había pronunciado en Barranquilla el asesinado dirigente conservador, Álvaro Gómez Hurtado.

-Necesitamos una nueva Constitución para revocar el Congreso y quitarle a los políticos actuales el manejo de todos los institutos y dependencias públicas del país- afirmaba en ese entonces.

De esta opinión participaba también el precandidato liberal, el también inmolado líder Luis Carlos Galán, y el M-19 que se había desmovilizado y reinsertado a la vida civil poco antes, y representaba a un vasto sector de la opinión pública.

Barco dejó todo listo para la elaboración de la nueva Constitución, que se materializó en el Gobierno siguiente, de César Gaviria Trujillo, que costó alrededor de 4 billones de pesos de la época -unos 90 billones de hoy- y que no sirvió de mucho pues ha sido reformada 53 veces y hoy algunos pretender derogarla.

El 28 de mayo de 1985. gracias a diversos acuerdos surgidos entre  el grupo insurgente FARC y el presidente Belisario Betancur, nació como partido político la UP, cuyo calvario y muerte son un estigma que arrastra el gobierno colombiano, una verdadera vergüenza a nivel internacional y que una gran mayoría de dirigentes políticos, pretende desconocer. 

Los muertos fueron incontables, según la prensa; El País.com.co reseñó que hubo alrededor de 3000 muertes, si bien otros medios indican que fueron 5000. Prensa Latina, por su parte, entregaba el siguiente resumen 

-Dos candidatos presidenciales, los abogados Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Ossa, 5 congresistas en ejercicio (Leonardo Posada, Pedro Jiménez, Octavio Vargas, Pedro Valencia, Manuel Cepeda), 11 diputados, 109 concejales, varios exconcejales, 8 alcaldes en ejercicio, 8 exalcaldes y alrededor de 3000 de sus militantes y simpatizantes (otras fuentes aseguran que fueron unos 5000) fueron sometidos a exterminio físico y sistemático por grupos paramilitares, miembros de las fuerzas de seguridad del Estado (Ejército, Policía secreta, inteligencia y Policía regular) y narcotraficantes; algunos sobrevivientes al exterminio abandonaron el país- indicaba la publicación.

16 días antes de que le fuera otorgado el Nobel de la Paz, el expresidente Juan Manuel Santos, pidió perdón al mundo por el sistemático extermino de los miembros de la UP cometido durante la presidencia de Virgilio Barco.

El Estado no tomó medidas para evitar el exterminio de la UP- dijo de manera amarga.

A Barco lo sucedió en el Gobierno, César Gaviria Trujillo, del grupo del asesinado dirigente del Nuevo Liberalismo Luis Carlos Galán-

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: