¿Qué se sabe de la nueva variante de COVID-19 en Sudáfrica?

La variante delta del COVID-19 es la que más estragos ha causado en los últimos meses debido a su alto grado de transmisión. FOTO: [Archivo de Reuters]

*Los científicos han descubierto “una constelación de mutaciones preocupante” del COVID-19 en Sudáfrica, con el nombre de C.1.2, que se ha extendido a seis de las nueve provincias del país.

Por: Antoni Belchi – VOA.

Los principales organismos sanitarios de todo el mundo avisan que la pandemia está lejos de llegar a su fin.

La lenta y desigual distribución de la vacuna contra el coronavirus son los factores que están contribuyendo a eso. También la desconfianza en torno a la vacuna por una parte de la población, lo que también dificulta que se logre esa denominada “inmunidad de rebaño” para lograr vencer al mortal virus.

Ya han pasado 18 meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó la pandemia por la aparición del COVID-19 de forma oficial. A lo largo de este tiempo, el virus ha sufrido diversas mutaciones, algo que, tal y como apuntan los expertos consultados por la Voz de América, es algo “habitual” ya que “todos los virus existentes tienden a mutar”.

Eso se debe principalmente a “la manera en cómo el virus se manifiesta, interactúa o se reproduce” y es por eso que se habla de la aparición de nuevas cepas, según cuenta el doctor Carlos Torres Viera, especialista en enfermedades infecciosas en declaraciones a la VOA.

Los efectos de la variante delta

En los últimos meses, la aparición de la variante delta en la región de las Américas ha provocado un incremento de contagios, así como también de hospitalizaciones y muertes, según han informado desde la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el organismo sanitario encargado de velar por la evolución de la pandemia en las Américas.

De acuerdo a un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. al que ha tenido acceso la VOA, se puede afirmar que “la variante delta es casi dos veces más contagiosa que las otras variantes anteriores”. Además, “algunos datos sugieren que esta cepa podría causar una enfermedad más grave en personas no vacunadas”, por lo es este segmento de población “el que sigue siendo el grupo de mayor preocupación” por parte de las autoridades sanitarias.

La variante mu, la gran desconocida

Desde la OMS también se sigue monitoreando muy de cerca la evolución de la variante mu, que apareció por primera vez en Colombia y, aunque no está tan extendida como la delta, 4 de cada 10 contagios que se dan en ese país son provocados por esta mutación del COVID-19, según datos oficiales.

Esta nueva variante ha sido catalogada de “interés” después de que los científicos expresaron su preocupación por el impacto que puede tener entre la población. Sobre eso, el boletín semanal de la OMS señaló que esta variante “tiene una constelación de mutaciones que reflejan propiedades potenciales de escape inmunológico”.

“(La variante mu) contiene mutaciones que necesitan un estudio más profundo y necesita estar en observación”, indicó Maria Van Kerkhove, epidemióloga y técnica de la OMS durante una conferencia de prensa para abordar esta cuestión.

Tanto la variante delta como la mu han ido avanzando de forma preocupante en algunos países de la región de América Latina. A pesar de que la delta está mucho más extendida, el 39 por ciento de los nuevos casos en Colombia pertenecen a la variante mu y en Ecuador el 13 por ciento.

Nueva variante en Sudáfrica

Pero, tal y como apuntaba el doctor Vieras, van a ir apareciendo nuevas mutaciones que podría tener un mayor o menor impacto entre la población. Ahora, varios científicos han descubierto “una constelación de mutaciones preocupante” en Sudáfrica, con el nombre de C.1.2, según lo han reportado en el servidor medRxiv.

Esta variante se encontró por primera vez en mayo en Sudáfrica y, por lo menos, se ha extendido a seis de las nueve provincias del país. También se tiene constancia de contagios en ocho países de África, Europa, Asia y Oceanía.

Las autoridades sanitarias de la OMS aún no han clasificado esta nueva cepa como “preocupante” o “de interés”, como lo han hecho con la delta y la mu respectivamente. Eso se debe a que aún no hay evidencia suficiente para poder analizar de forma exhaustiva el impacto que podría tener en regiones como América Latina, que sigue sufriendo los estragos de esta crisis sanitaria y la falta de recursos para paliar sus efectos.

Tampoco se tiene constancia de esta variante en América Latina y, hasta el día de hoy, no se puede saber si podría llegar al continente americano, a pesar de que los investigadores del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Sudáfrica aseguran de que su aparición en esta zona del planeta “fue inesperada”.

Las vacunas

La pregunta que muchos se hacen ahora es si realmente las vacunas podrán ser efectivas. Mientras que, por los datos recogidos por los científicos, se puede afirmar que la vacuna está siendo efectiva contra los contagios de la variante delta, no se puede decir lo mismo con la variante mu ni con la que acaba de aparecer en Sudáfrica.

Investigadores de los principales organismos sanitarios, como la OMS, están investigando su alcance para comprobar si estas variantes podrían hacer frente a los medicamentos aprobados por las autoridades reguladores en Estados Unidos, como las vacunas de Pfizer, Moderna y Janssen.

[Fuente: Voz de América Noticias]

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: