“Tema universitario”: Constitución y debido proceso evaluativo

Por: Yesenia Ortiz Gómez

En estas voces desde el curso de Constitución Política con el docente Reynaldo Mora Mora (I-2021) en el Programa de Licenciatura en Ciencias Sociales de la Universidad del Atlántico, continuamos con nuestras voces estudiantiles en esta relación. La tesis de la Tribuna Pedagógica No. 929, es el quehacer de los principios evaluativos en la formación, es importante porque nos habla de estos principios los cuales debemos tener en cuenta en nuestra praxis, ya que gracias a ellos se reflejan las posibles deficiencias del proceso de aprendizaje, nos orientan hacía la corrección de esas deficiencias, facilitando la calidad del aprendizaje y permitiéndonos cumplir a cabalidad con los logros institucionales.

Por ello, la relación entre currículo y evaluación parte de que el primero determina los resultados que se deben obtener a partir del proceso educativo y la evaluación se encarga de vigilar si se está cumpliendo con los contenidos y los logros que se proponen las instituciones. Entonces, su importancia reside en que un docente que investiga enseña desde su propia experiencia y conocimiento, impulsa el desarrollo del saber y orienta a sus discípulos hacía un espíritu científico innovador, capaz de criticar y reflexionar y buscar la transformación de su propia realidad. De ahí dimanan unos principios evaluativos: determinar que se va a evaluar, las técnicas de evaluación, el proceso de evaluación integral, la evaluación curricular evalúa el aprendizaje y la efectividad de la evaluación depende de la descripción de lo que se va a evaluar y de sus cualidades.

Paola Ávila Herrera argumenta que: después de leer esta Tribuna  llegué a la conclusión de que su tesis fundamental está  ligada a la Constitución por que   recoge la misionalidad de la Universidad del Atlántico  donde se establecen los principio de formación, de acuerdo a la Norma de Normas con el fin de que nos apropiemos de una formación y saberes evaluativos, para así ir construyendo colectivamente las prácticas  y teorías  en los  procesos de formación, reconociendo la importancia de preguntarnos  entonces, ¿qué evaluar? Para dar respuesta a éste interrogante, se encuentra lo establecido por el docente Reynaldo Mora donde nos menciona que se destaca las emociones e intereses de los estudiantes, fortaleciendo la formación integral, es decir, muestra la intencionalidad que se tiene que asumir como proyecto de vida. Desde mi punto de vista pedagógico estos principios son fundamentales para mi enseñanza y aprendizaje con el fin obtener nuevas estrategias y conocimientos, cómo lo establece el artículo 69 de la Constitución, donde se garantiza la autonomía universitaria, es decir, las universidades pueden darse sus directivas  y regirse por sus propios estatutos de acuerdo a la ley,  por medio de lo cual, se fortalecerá la investigación científica y sé ofrecerán la condiciones  especiales para sus desarrollo. Por estas razones la Universidad del Atlántico se centra en la formación de la docencia científica para formar estudiantes con pensamiento crítico, autónomos, éticos, y así poder   formarnos como buenos ciudadanos que podamos argumentar sobre nuestro proceso de aprendizaje.

Cristian Ortega Consuegra establece que: la tesis fundante es la de desarrollar y fortalecer una cultura de la evaluación entres los actores implicados, por ello, su importancia que puede argumentar desde el artículo 67 de C.P, en el cual se encuentra plasmado que la educación es un servicio público con una función social, mediante la cual busca formar al colombiano en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico, y la protección del ambiente, por ende necesita del desarrollo y fortalecimiento de la cultura de la evaluación para que así se pueda cumplir lo establecido en la constitución política.

 En tal sentido y de acuerdo al punto anterior argumente la relación de la Constitución y la evaluación es muy estrecha, y es que van de la mano con la finalidad de lograr los objetivos y hacer cumplir lo que se encuentra plasmado en la Carta Política, y ello también va de la mano de una docencia como ciencia productiva, como una actividad rigurosa y coherente, la educación tiene su objeto y la  didáctica dado que es práctica y productiva, por ende su relación con la Constitución que se encamina a la formación de ciudadanos de bien, que realicen aportes a la sociedad en pro de hacerla mejor.

Diana Colpas puntualiza: la tesis fundamental es la evaluación como práctica reflexiva en la Universidad del Atlántico, esta tiene unos principios evaluativos que van de la mano con la constitución, que permite formar buenos ciudadanos con principios y valores.  Ahora bien, la Constitución en su artículo 95, ha plasmado los deberes y las obligaciones que tenemos nosotros como persona y ciudadanos. Mora (2021) resalta que “es necesario construir una nueva cultura de prácticas evaluativas que respondan, no a la transmisión de saberes, sino, que desde ellas se fortalezca la formación integral”.  

 De hecho, la misión de la Universidad del atlántico está orientada a formar profesionales integrales e investigadores(as) en ejercicio es la responsabilidad social, entonces, se puede evidenciar que existe una relación entre la evaluación y la Carta Política, porque es necesario que se formen estudiantes y futuros docentes integrales en pro a fortalecer una cultura de la evaluación. Con una docencia científica pertinente se busca que el estudiante logre una excelente vida profesional, y con el fin de mejorar la calidad de lo que se enseña. Así mismo, en el artículo 69 de la “ley de leyes” ha estipulado, que el Estado fortalecerá la investigación científica en las universidades oficiales y privadas, también ofrecerá las condiciones especiales para su desarrollo.

Dayana Salazar Oliveros reglexiona: el art 67 de nuestra Constitución nos dice “la educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura”, este artículo nos rectifica que la educación es un derecho que cumple una función social, esto significa que su desarrollo siempre va en pro del avance de la sociedad; el artículo nos menciona que la educación va obviamente de la mano con la ciencia, el método científico y todos los procesos por los cuales se puede llegar al conocimiento, por ello es necesario que el profesor en su quehacer educativa implemente la investigación para tener buenas bases a la hora de realizar una buena evaluación en la realización de su profesión, entonces, es pertinente como se menciona en la Tribuna del doctor Mora Mora que se presente una docencia científica contextualizada con lo que se enseña en el aula de clases y la investigación para la realización de los diferentes procesos de la educación.

Kelly Andrea Famma Torres anota: que con base a la Tribuna Pedagógica No. 929 podemos determinar que el objetivo principal de esta tribuna es lograr la formación de buenos ciudadanos, capaces de formular argumentadamente juicios críticos y éticos, comprendiendo así, que  por medio de  una nueva cultura de la evaluación de la docencia se obtenga una educación que permita una formación integral y de calidad, por consiguiente en el artículo 67 se hace énfasis en que  “la educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura y  formará al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente”. Es un punto importante a resaltar, y es que la evaluación sería ese principio orientador en el quehacer formativo en el cual mediante el diálogo entre docentes y estudiantes se emitan esos juicios éticos relacionados con la práctica de estos importantes actores para alcanzar los procesos de enseñanza y aprendizaje y de la calidad argumentativa.

Con el fin de obtener una  evaluación que  signifique  la integralidad del horizonte de formación de buenos ciudadanos,  sin embargo, hay que tener en cuenta que no hay una “buena evaluación” sin una docencia que sienta sus bases y fundamentos en la investigación, como la “docencia científica”, esta es la docencia  pertinente en la interrelación entre lo que se enseña como investigación para la construcción de los contenidos curriculares, para, que lo que aprenda el estudiante le sea útil para toda su vida y permita que cada persona obtenga un fortalecimiento en la formación integral, vemos que el papel del docente es fundamental en este proceso, y que mediante esa construcción de nueva cultura veamos unos resultados eficaces y que permitan una trasformación en la sociedad.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: