¿Por qué se debería tener un huerto en casa?

Muchos estudios demuestran que el contacto con las plantas estimula el amor por la naturaleza, ayudando al equilibrio biológico y psíquico, lo que se refleja en una mejor calidad de vida. Así como también permitirá obtener frutas y verduras de temporada, totalmente frescas y naturales las cuales son de gran beneficio para la salud.

Estos son algunos de los grandes beneficios que aporta tener y consumir alimentos cultivados en nuestro propio huerto:

• Alimentos para ti y tu familia: aunque actualmente existe suministro abundante de alimentos, tener un huerto en casa reduce la dependencia de tener que ir con frecuencia a una tienda de comida o supermercado, además del orgullo personal de llevar al plato nuestra propia cosecha.
• Diversidad y diversión con la comida: verduras, frutas y hierbas frescas de cosecha propia, disponibles en el patio trasero, o en cualquier parte del hogar ayudan en gran medida a la creatividad, el sabor, la nutrición y la diversidad. También se pueden probar algunas variedades divertidas o tradicionales que nunca se encontrarán en una tienda de comida.
• Educación familiar: la mejor forma de aprender es jugando, realizando una actividad que guste. Plantar una semilla y ver como germina, crece y se cosecha, despierta la imaginación y la curiosidad en los más pequeños.
• Consumir alimentos sanos, frescos y sin pesticidas: es importante saber la procedencia de los alimentos y cómo han sido tratados, porque al final eres tu quien los consume y el responsable de la salud de tu familia

¿Cómo puedo crear mi propio huerto?

• Elegir una buena ubicación: verificar que el lugar para colocar el huerto reciba suficiente luz solar buena parte del día.
• Plantar y planificar por temporadas.
• Seleccionar variedades: es importante elegir las verduras y legumbres y considerar cuáles de éstos realmente pueden crecer con el clima de la región y el espacio disponible.
• Cuidado día a día: el tiempo para el huerto casero será una actividad diaria para conseguir una cosecha con éxito.
•Verificar la humedad de la tierra.
• Arrancar las malas hierbas: esto ayudará que las plantas crezcan sanamente y aprovechen mejor los nutrientes de la tierra.
• Cosecha constante: los productos frescos del huerto casero son diferentes a los productos de la tienda. Los de casa maduran y se pudren rápidamente.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: