Batalla de Boyacá 7 de agosto de 1819

Día del Ejército


Por: Teniente Coronel de la (Rva.) Jorge Vasilef G.

La Batalla de Boyacá marcó el comienzo del fin del dominio español de la Nueva Granada, la Batalla de Boyacá no fue de grandes proporciones ni de larga duración.


La escena de la derrota española: Era un Puente que atravesaba el caudaloso río Teatinos, del cual hoy solo queda una angosta corriente usurpada por el crecimiento demográfico. Ese puente hecho de maderos sobre pilones de piedras fue el escenario, no sólo de la Batalla de Boyacá, sino del fin del dominio español y el comienzo del control criollo sobre el territorio Neogranadino.


La contienda no duró mucho. Cuentan que fue desde las dos (2) horas hasta las 4:30 de la tarde, lo suficiente para que las tropas Patriotas doblegaran al enemigo. El arribo del General Simón Bolívar fue rápido y las celebraciones heroicas de Ansuátegui y Santander no se hicieron esperar, dicen que este último se batió heroicamente sobre el puente; se afirma que si ese día no hubiera caído la noche, el exterminio de la tropa española hubiera sido total.


El verdadero logro fue haber roto un símbolo del poderío español. La primera consecuencia de la Batalla de Boyacá fue la huida del Virrey Sámano, uno de los españoles más sangriento de la época.


El Ejército Patriota había vencido heroicamente el frío del Páramo de Pisba; las ropas andrajosas e inapropiadas, por las escasas, tenían golpeadas la moral de la tropa.


La mañana del 7 de Agosto, el ánimo se levantó, los humildes soldados campesinos, araucanos, casanareños y venezolanos, estrenaban armadura; una entrada triunfal en medio de homenajes habían marcado su llegada a Tunja.


Ese 7 de Agosto cuando pasaban las 1O de la mañana, el Libertador Simón Bolívar emprendió la persecución de las Tropas Realistas, había sido informado de que el Ejército Realista iba hacia el Puente de Boyacá.


Los dos ejércitos quedaron frente a frente hacia las dos (2) de la tarde, Barreiro llegó por Samacá y se midió con la Legión Británica y el Batallón Rifle; por el centro aparecieron y atacaron con furia esos fantasmas que habían hostigado y anularon el poderío militar de los españoles en el Pantano de Vargas, eran los Lanceros. A las 4 de la tarde, Santander lanzó una carga sobre el puente, la Batalla se ganaba, media hora tardaron los Patriotas en conquistar el paso elevado.


Un Acta marcó el triunfo de la Batalla de Boyacá, se firmó el 8 de Agosto en Ventaquemada.


Las historias del Ejército de Colombia, sus ejecutorias y su relación íntima con los valores tradicionales de la sociedad colombiana, nos llevan a expresar hoy, como ayer y siempre, el significado de su origen, de su trayectoria a lo largo de los años de vida republicana que le han cubierto de gloria y que le asignan ese hálito de perdurabilidad y autenticidad que tan esmeradamente resguarda sus doctrinas, reglamentos y procedimientos. Hizo propicia su estructuración institucional para alimentar el germen de la Armada Nacional y de la Fuerza Aérea, de manera que las Fuerzas Militares de Colombia alcanzasen los niveles de profesionalismo, capacitación y progreso que hoy ostentan, más fuerte que nunca con fe en la causa, con orgullo y patriotismo.


Por mil razones el Ejército es consustancial con la Patria y con el concepto de nacionalidad; seguirá siéndolo mientras esté alimentado por la savia vivificadora de los patriotas colombianos, hombres y mujeres que juran defender la Patria en todo su alcance y significado, comprometiendo en ello hasta la propia vida.


El honor y la altivez que dimanan del privilegio de portar sus uniformes e insignias, la dignidad representada en la autorización para enarbolar sus pendones, el compromiso sagrado impuesto por la Constitución, la vocación de servicio inherente a todos los que conformamos sus filas, nos obligan ante Dios, ante la Patria, ante los conciudadanos que nos señalan como celosos y fieles guardianes de la Patria y leales depositarios de las tradiciones gloriosas que de lejanos días de la guerra de la Independencia nos legaron los Libertadores.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: