La medalla de Mariana Pajón, el vivo ejemplo de la mujer colombiana

“Los colombianos somos así. Puedes estar en lo más profundo y escuchar miles de imposibles y miles de no, pero si tú crees que lo puedes hacer, simplemente rómpela y demuestra que sí se puede”: Mariana Pajón.

Una lesión de ligamento cruzado, con cirugía incluida, la pandemia… Pasar de ser la estrella del BMX en el mundo a estar en duda para retomar las competencias y llegar a tiempo para defender las dos medallas de oro logradas en Londres y Rio, llenaron de incertidumbre a la doble campeona olímpica antes de las justas de Tokio 2020.

Pero su tenacidad y las ganas de levantarse, como cuando cae una y otra vez en las pistas, lo que le ha dejado múltiples heridas y cicatrices, la ayudaron a sobreponerse a todas las adversidades, para convertirse en el más vivo ejemplo de la mujer colombiana y en modelo para la juventud.

Hasta la pista del Parque de Deportes Urbanos de Ariake se convirtió en una amenaza para la colombiana. Los días soleados y de altas temperaturas se convirtieron en nublados y lluviosos, previo a las mangas de la semifinal, lo que hizo que se retrasaran las competencias por casi una hora.
Cuando se pudo a dar inicio a las carrera, Mariana salió con propiedad a imponer sus condiciones. Ganó la primera manga, terminó la segunda en la siguiente y nunca mostró debilidad, a pesar de que llegó a Tokio con el tiempo de preparación justo y pasó días en los que no se encontraba en su mejor nivel.

En la tercera y última manga clasificatoria, ya con el cupo a la final asegurado, se cuidó de las caídas y dejó que sus rivales disputaran los puestos de honor. Ella entró quinta. Solo pensaba en defender sus coronas olímpicas, a pesar de que ni ella misma se creía lo que estaba haciendo.

“No sé de dónde saqué esta medalla, ni de dónde saqué la clasificación ni la entrada a la final. Cuando te das cuenta que no estás en las mejores condiciones, porque eso era lo real… No soy la misma de hace nueve años ni la misma de Rio, porque esa lesión me marcó. No tengo la misma potencia en mi segundo pedalazo y eso es una realidad”, reconoció Mariana, quien, a pesar de todas las dificultades, se quedó con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Pero su cabeza gira a más de 200 revoluciones, con más cadencia que sus pedalazos y así sacó adelante una medalla que celebró como si fuera la primera, como si fuera la de oro.

“Pero no solamente son las piernas, está la cabeza, la experiencia y tener una mente tranquila para estas competencias”, agregó Mariana, en medio de la sonrisa que la caracteriza al terminar cada frase, pero sin poder esconder sus ojos llorosos, poco común en ella.

Por eso, esta medalla de plata, a ella le sabe a oro “y mucho más”. “El solo hecho de estar aquí, luchando hasta el final ya es demasiado para mí. Yo dejé mi alma y mi corazón, que deben estar tirados allá en la última recta tratando de alcanzarla (a la británica Bethany Shriever). Estar en esta final, y haber salido como salí, eso ya era demasiado”, recalco esta digna representante de la verraquera de la mujer colombiana.

Por todo eso, lo cierto es que Mariana Pajón Londoño, no solo es una campeona olímpica, la única, además, en sumar tres preseas en tres Juegos Olímpicos y entre continentes diferentes. Es también, una leyenda del deporte en Colombia.

Resultados del BMX damas:

  1. Bethany Shriever (GBR), 44.358
  2. Mariana Pajón (COL), 44.448
  3. Merel Smulders (NED), 44.721
  4. Felicia Stancil (USA), 45.131
  5. Lauren Reynolds (AUS), 45.401
  6. Simone Christensen (DEN), 45.582
  7. Axelle Etienne (FRA), 45.853

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: