30 de julio de 1419, Las 4 Defenestraciones de Praga (I y II)

La costumbre praguense de lanzar gente por la ventana | #comparteunahistoria

*Lanzar funcionarios y dirigentes políticos por una ventana, «una arraigada costumbre checa», dicen historiadores.

Julio 30 de 1419, primera Defenestración

Si bien en el mundo hubo otras, las cuatro Defenestraciones de Praga han sido las más conocidas, por las consecuencias que tuvieron y por los cambios que originaron. La Defenestración -que algunos autores califican como «inveterada y arraigada costumbre checa»- es una palabra proveniente del latín, De -Desde-  y Fenestra -ventana- y es el acto de arrojar a una persona por una claraboya o mirador de estos.

En la Biblia se habla de que la reina Jezabel, mujer de Acaba, fue asesinada de esta manera por orden del rey Jehú y en Portugal en 1640, un grupo rebelde hizo lo mismo con el político Miguel de Vasconcelos, político al servicio del rey Felipe IV de España. En Praga hubo cuatro, la primera de ellas el 30 de julio de 1419, por motivos de orden religioso.

Cuatro años después de ser quemado en la hoguera el teólogo y reformador católico Juan de Hus -hechos ocurridos el 6 de julio de 1415- la población estaba bastante descontenta porque se aplicaron nuevas reformas en la Iglesia que incluían cambios en la forma de predicar y sobre las condiciones para el dogma católico de la Salvación del Alma.

Juan de Hus, uno de los precursores del Protestantismo, planteaba que la Iglesia Católica seguía al Papa que además de sus «muchas corrupciones y pecados», no seguía la verdadera enseñanza de Cristo, sino que se autocalificaba como sucesor del trono de San Pedro y a quien sólo le interesaba «el dinero producido por la venta de indulgencias a los fieles»

Jan Zelivski, sacerdote de la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves y seguidor de las tesis del sacrificado Juan de Hus -que decían combatir la Corrupción de la Iglesia Católica- organizó una procesión para exigir al Concejo Municipal la liberación de algunos prisioneros, fieles al credo de Hus -husitas-pero había mucho descontento contra la nobleza y de improviso una piedra lanzada desde un balcón, golpeó al clérigo en la cabeza.

Sus partidarios, enfurecidos irrumpieron en el palacio, aprisionaron a un juez, al alcalde y a cinco miembros del Concejo, a quienes lanzaron a través de una ventana. Los manifestantes agrupados en el exterior, terminaron de rematar a los defenestrados. 

No pararon allí las luchas religiosas en Praga.  A pesar de que más tarde los católicos derrotaron a los reformistas, en 1483, las hostilidades se recrudecieron.

24 de septiembre de 1483, Segunda Defenestración

El enfrentamiento entre católicos tradicionales y reformistas husitas volvió a encenderse  cuando tras la muerte del rey de Bohemia Jorge de Podebrady -partidario ferviente de la Reforma- fue designado en marzo de 1471  Vladislao II de Polonia como su sucesor.

Este rey, católico y progresista como él mismo se describía, trató de acabar de una vez por todas con esa serie de guerra no declarada que entorpece el desarrollo del país y de paso enlutaba a todas las familias, concibió la idea de acabar de una vez por todas con los husitas, aliándose con los llamados disidentes moderados de dicha agrupación y desatando una ola de terror a fin de ahuyentarlos  o que todos murieran asesinados, es decir una especie de «limpieza religiosa»

Pero no contó contó con la decisión y los servicios de inteligencia de los grupos radicales. Enterados de todo los dirigentes de estos últimos, planificaron un contraataque y en la mañana del 24 de septiembre de 1483, lanzaron su ofensiva. 

Los ayuntamientos de Ciudad Vieja y Ciudad Nueva en Praga fueron tomados y los alcaldes y otros miembros del Concejo fueron lanzados también, como 30 años antes, por una ventana.
La «arraigada costumbre checa», señaló un historiador.

Fuente: Tomado de Pepe Comenta.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: