Gregorio García.

Guillermo Luis Nieto Molina

Por: Guillermo Luis Nieto Molina.

Gregorio García, se murió! Se escuchó en el aire del pueblo como un eco, a medida que sus pobladores repetían la misma frase.


Gregorio García, vivió con dos mujeres ,la esposa y la querida, o moza.


La muerte fue imparcial con él , se lo llevó en la calle y lejos de sus amores.


Al momento de sepultarlo se presentó Justina al cementerio, Justina era la moza, con la que tenía muchos años de vivir su buen amor.


— Ni creas que lo vas a enterrar sin haberlo velado en mi casa — le gritó en tono amenazante Justina a Rosalinda, la esposa de Gregorio García .


Rosalinda se hizo la desentendida y prosiguió con la ceremonia.


Justina Creciente, la empujó y se abrazó al ataúd en la maniobra Justina y ataúd rodaron por el suelo mientras Rosalinda se levantaba recogiendo piedras del suelo para agredir a Justina.
La tarde se nubló , a esa hora tres de la tarde las gallinas corrieron a recogerse un poco extrañadas de la celeridad del tiempo.


En el cementerio apartadas las mujeres, compadres de Gregorio García, prosiguieron con el protocolo del sepelio.


El viento y la oscuridad se arremolinó con más fuerza al rededor del ataúd. Unas ramas de un árbol que estaba cerca fueron destroncadas de un sólo tirón.


Pedro Ramón, el anciano longevo del pueblo dijo con voz pausada.


— Revisen al muerto antes que nos destruya el cementerio y nos castigue a todos.
Los hijos de Justina y Rosalinda , atendieron la petición; abrieron la caja mortuoria y estaba Gregorio García, boca abajo , lo voltearon , colocaron sus manos a la altura de su ombligo, y notaron en su rostro, no la tranquilidad del que duerme el sueño eterno;si no la tranquilidad del que tranquilo descansa al saber que no lo sepultaran boca abajo.


El viento se fue y la luz de la tarde volvió a su normalidad. En el pueblo las gallinas se tiraron de los árboles buscando alimentos, hasta el gallo cantó como si acabara de amanecer. El sepelio se devolvió hasta la casa de Justina. Una sonrisa de satisfacción se le notó al difunto.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: