Ondas del Caribe, es tan samario como nuestro Mar Caribe

Los invitamos a oír esta historia de Ondas del Caribe y de la radio en Santa Marta en voz de William César de la Hoz.

Con nostalgia hablan hoy los samarios de sus recuerdos, de su historia la que los hizo formar crecer, soñar y vivir con costumbres.

Un aire de nostalgia embarga a los habitantes del barrio Ondas del Caribe, porque ya en sus diales no se encuentra las transmisión de la emisora que le dio su nombre, un arraigo ancestral con el que crecieron generaciones que hoy hablan de su historia, del viejo Teatro Santa Marta, donde muchos se acuerdan de sus primeras escapadas a ver teatro y otros a oír las obras que eran transmitidas por la emisora de los samarios, una de las pioneras en radio teatro del país.

En estos últimos días que han escuchado la lucha por volver al aire de la segunda emisora de la ciudad y de los recuerdos que dejó Don Roberto Esper Rebaje, cuando el desde su saber y su infinita bondad cedió los terrones del barrio para que sus habitantes no fueran desalojados, ellos los pioneros de esta colonia, añoran aún más su emisora, que estaba ubicada en sus inicios en el Teatro Santa Marta, «queremos que como se le da hoy nueva vida al teatro, así también se abrieran las puertas de la emisora que nos acompañó por décadas, que no la dejen morir en el olvido y el engabetado de los papeleos de la burocracia», comentó Blanca de Mendoza una mujer que sostiene en sus brazos la vara de los años, que por sus facciones se podría decir que cruza los setenta años.

Ella quien fue una de las que se asentó en los predios de Ondas del Caribe, recuerda que muchas veces pasaba su soledad de los largos jornales de su esposo en compañía de las voces melódicas de los locutores de la emisora, asegura Mendoza que esa época era de las buenas, donde no había tanta maldad y la palabra valía más que un papel.

Así con esas voces de nostalgia es la que también extrañan sus habitantes la ondas sonoras de la emisora que los acompañó, informó y muchas veces sirvió de servicios sociales, para llevar los recados de la comunidad a sus seres queridos en diferentes municipios del departamento del Magdalena.

No puede ser, que por falta de amor a la historia y a los patrimonios intangibles de Santa Marta se deje perder una parte de la historia de la radiodifusión en Colombia, parece que los gobernantes de hoy en día no respetan ni guardan los legados de nuestros antepasados y el hecho fuera olvidar la historia, el camino labrado con sudor y trabajo de esos pioneros de la radio, que se entraban en los bosques para montar las antenas a lomo de mula, porque borrar la historia y no edificarla y hacerla más grande reconociendo el patrimonio cultural del departamento y del Distrito de Santa Marta.

Esta es la voz que se une, que oyó y se oye por las calles de Ondas del Caribe, que ya se levantó para protestar y hacer un movimiento de masas para que se abra de nuevo la emisora y se dé el funcionamiento de su medio de comunicación, que nació del sueño de un visionario de los medios Don Roberto Esper Rebaje, QEPD.

Grandes voces y comunicadores se formaron en esta una de las universidades de la radio en el país, donde Don Roberto dejaba que se formaran los jóvenes que estaban llenos de inquietudes por las ondas sonoras.

La emisora que emitía por 840 AM con una potencia de 30 Kilovatios, en su historial ha tenido que luchar con la clase politiquera de nuestra Colombia, por tramitología burocrática, que la dejó cerrada por dos años y luego después de librar batallas jurídicas fue reabierta en el 2016, pero las envidias y enemistades políticas la llevaron a tener de nuevo sus transmisores apagados y las familias que de este medio subsisten de nuevo quedaron a la deriva, dejaron de enseñar a nuevas y futuras generaciones de locutores, periodista y técnicos en sonido como programadores.

Pero la Historia habla por si sola, oír narrar a William César de la Hoz, lo que es el acervo cultural de Ondas del Caribe, pone la piel de gallina como se dice popularmente, siembra un sentimiento de dolor al ver como se deja morir la historia del periodismo en Colombia, cómo los dirigentes de hoy no piensan en este legado y llaman a estos medios de comunicación que hoy en día viven y los dejan como patrimonio cultural del departamento y de la nación.

Ondas del Caribe, una emisora que lucha y vive por defender a la comunidad, tal vez por este objetivo tan fijo es que han querido callar a la emisora, por que su eslogan sigue siendo su ideal, el de su creador Don Roberto Esper Rebaje, QEPD, quien luego del incendio del Teatro de Santa Marta, se ubicó en el edificio Zapatoca, para ser la más potente del Magdalena.

Comenta aquí: