Jóvenes costeños sin futuro

POR: Víctor Herrera Michel
Colaborador

Muy preocupante resultan las conclusiones del análisis sobre cobertura y calidad de la Educación Superior en nuestra región que acaba de publicar el Observatorio de Educación del Caribe Colombiano de la Universidad del Norte.

En efecto, de acuerdo al estudio la tasa promedio de cobertura bruta en las Instituciones de Educación Superior (IES) del Caribe es de 35,5%, inferior al promedio nacional que es del 52.2%. Vale decir, que de cada 100 jóvenes que están en edad de ingresar a una universidad en la región solo lo hacen 30 y los 70 restantes quedan por fuera. ¿Qué va a ser de ellos…? ¿Cuál será su futuro…? ¿Engrosarán las estadísticas de la Informalidad o de la ilegalidad…?

En una entrevista, el director del Observatorio Jorge Valencia, nos advierte: “…Los indicadores educativos analizados corroboran una vez más la distancia que separa el centro de la periferia. También revela que al interior de las regiones se reproducen los mismos patrones de desigualdad que a nivel nacional. En términos de cobertura, por ejemplo, se observa una diferencia significativa entre la tasa del Atlántico y la de departamentos como la Guajira, Córdoba, Magdalena y Sucre. En estos últimos, solo uno de cada cuatro jóvenes de entre los 17 a 21 años está cursando un programa de pregrado…”

Atlántico, que es el de mejor comportamiento en la región, tiene una tasa de cobertura del 54,4%. ¡¡Es decir, prácticamente la mitad de los jóvenes queda por fuera…!!

Lo de La Guajira es aberrante porque es la de peor comportamiento en cobertura y calidad educativa pese a que es un departamento con las mayores riquezas y oportunidades en temas como la explotación Off Short, la mina de Carbón a cielo abierto más grande del mundo, las mejores posibilidades en energías renovables, una significativa cercanía con los países del Gran Caribe, posee puertos de gran profundidad e infraestructura y grandes extensiones de tierra para agricultura, ganadería y extracción de diversos minerales, rodeado de mar apto para la pesca industrial, etc.

No es de extrañar entonces que la falta de oportunidades de los jóvenes en nuestro país además de las altas tasas de desempleo juvenil, que según el DANE alcanza la histórica cifra de 3 millones, los haya llevado a la desesperación manifestada durante 2 meses en el denominado paro nacional.

El análisis del Observatorio en cuanto a la calidad educativa también es decepcionante, pues afirma que los resultados de las pruebas Saber Pro 2020 muestran que el 20,6 % de los estudiantes evaluados en el Caribe obtuvieron puntajes que se pueden clasificar como muy bajos (entre 0 y 122 puntos de 300 posibles); la media nacional es de 15,4 %.

Para rematar, el estudio revela que el 82 % de las IES del Caribe obtuvo puntajes por debajo de la media nacional en Saber Pro y que, incluso, de las 16 que cuentan con acreditación de alta calidad 9 obtuvieron un puntaje global promedio inferior al de la media nacional. Finalmente, de las 12 IES públicas de la región solo la Universidad del Atlántico alcanzó un porcentaje global promedio mayor que la media nacional en la prueba.

En resumen, el panorama de los jóvenes en el Caribe colombiano es triste y alarmante: Muy pocos tienen la oportunidad de ingresar a la Educación superior y los que lo logran reciben una educación de baja calidad. Y al final, si no desertan durante la carrera, obtienen un título académico que le da pocas posibilidades de conseguir un trabajo digno en un país con el más alto índice de desempleo juvenil.

¡¡Apaga y vámonos…!!
@vherreram

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: