A espera de Taccola y la solución de fondo a la sedimentación del canal de acceso al Puerto de Barranquilla

Los problemas del canal de acceso al Puerto de Barranquilla, parecen de nunca acabar, pues desde hace un poco más de una semana la crisis se agudiza por la alta sedimentación y el calado ya alcanza los 6,6 metros, lo que ha generado el desvío de varias embarcaciones a otros puertos alternos que hasta el día martes se contaron 15 embarcaciones afectadas, la cuales contaban con miles de toneladas, es decir, se perdió o dejó de percibir el cargue y descargue de los mismos en el Puerto de Barranquilla, lo que se traduce en pérdidas económicas que llegan a superar los 4 millones de dólares, donde los productos incidentes en su mayoría serían el acero y los granos.

Nueva draga en camino

Con bombos y platillos, a principio de semana el Ministerio de Transporte en su portal oficial anunció que desde Jamaica había zarpado el martes a primera hora rumbo a Barranquilla, una nueva draga, se trata de Taccola, la cual tendrá la misión que ninguna otra ha podido cumplir, optimizar los trabajos de dragado en Bocas de Ceniza y su canal de acceso al Puerto.

Son en realidad, muy pocas las probabilidades de navegación para embarcaciones de grandes dimensiones en el canal de acceso a la zona portuaria.

Sin embargo, «esperanzadores» anuncios para este jueves en la madrugada hace Cormagdalena, donde dice, “arribe la draga a la ciudad se iniciarán de inmediato los levantamientos batimétricos requeridos para poder definir el plan de dragado a ejecutar y mejorar así las condiciones en Bocas de Ceniza”, esto si se tiene en cuenta que del canal de acceso, se debe hacer retiro de cerca de 140 mil metros cúbicos de sedimento.

La lluvia de críticas no han parado frente al dragado que por muchos años ha demostrado ser un proceso sin efectos positivos en el canal de acceso, que por décadas ha venido padeciendo por problemas propios de naturaleza, difícil de revertir. No obstante en los últimos días se han incrementado las críticas, por cuantos la draga debía estar en Barranquilla desde el pasado lunes y no esperarla la madrugada del jueves, retrasando las labores propias.

Características de la draga Taccola

Se trata de un equipo de la compañía Jan de Nul construida por Izar en Gijón, con capacidad de dragado de 4.400 m3, que tienen un diámetro de succión de 900 mm y una profundidad máxima de dragado de 28.5 m. Además cuenta con una eslora de 95,3 metros y un calado en carga de 7,3 metros.

La draga Taccola es contratada y anunciada con bombos y platillos como la salida a la emergencia de la actual crisis en el canal de acceso a la zona portuaria de Barranquilla, lo extraño de todo esto, es que es que tan gran anuncia desencanta un poco, pues no tienen draga y seguirá el problema de fondo.

Al respecto, desde la misma Asoportuaria, advirtieron que “después que tres procesos licitatorios fueron declarados desiertos, al terminar el contrato de la última draga”.

Según la opinión de un especialista, consultor en puertos logísticos y transporte acuático, Antonio Felfle, lo que sucede en el canal de acceso, no es más que la combinación de una serie de problemáticas sin una solución definitiva, pues en la medida que los depósitos de sedimento son rápidos en su generación como consecuencia de la interacción de las diferentes energías combinadas en la zona estuarina y sobre todo en la desembocadura del río con el mar, “Sin los adecuados análisis de data diaria, combinado con simulación de los depósitos de sedimento, con antelación no se puede anticipar lo que va a ocurrir y atacar el problema antes de que sea demasiado tarde”, sostiene Felfle.

Para el Observatorio del Río Magdalena, de la Universidad del Norte, bajo la dirección de Humberto Ávila, por tratarse de un río que lleva consigo una gran carga de sedimento a nivel global, es normal que en su desembocadura, para este caso Bocas de Ceniza se presente la alta sedimentación en cuestión, teniendo en cuenta que río Magdalena es “dinámico, vivo y vibrante”.

lo que ahora podamos conocer hay que proyectarlo en el tiempo para poder mantener su operatividad y sostenibilidad como la principal arteria fluvial del territorio colombiano”, dijo Ávila y agregó que “El sector del canal de acceso al río Magdalena, con 22 kilómetros, requiere un dragado promedio de cerca de 2 millones de metros cúbicos al año, el cual puede ser mayor o menor dependiendo de las condiciones del año”.

Para el director del Observatorio del Río Magdalena, de la Universidad del Norte, “una draga de mantenimiento permanente permitiría tener una respuesta oportuna a las necesidades del canal de acceso”.

No queda más que esperar la continuidad y el desfile de dragas en todas sus dimensiones, condiciones y proveniencia, tal como durante muchas décadas hemos visto navega allí en el canal de acceso y que hasta el momento, ninguna solución de fondo han logrado.

Ojalá con Taccola se llegue al fondo y se dé una solución definitiva a esta mina de oro que se ha convertido la sedimentación del canal de acceso y los sistemas de dragado en el Puerto de Barranquilla.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: