Presidente de EE.UU., Biden se refiere a protestas en Cuba como «valiente llamada a la libertad» y pide al régimen escuchar a su pueblo

Apoyo al pueblo cubano en su clamor por la libertad, expresó este lunes el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden en la primera reacción oficial frente a las inéditas protestas que sacudieron este domingo a Cuba al grito de ‘patria y vida’ y ‘abajo la dictadura’. Al mismo tiempo hizo un llamado al régimen cubano para que «escuche a su pueblo»

«Apoyamos al pueblo cubano y su clamor por la libertad y el alivio del trágico control de la pandemia y de las décadas de represión y sufrimiento económico a las que ha sido sometido por el régimen autoritario de Cuba», afirmó Biden en una declaración escrita.

El mandatario estadounidense calificó como una llamada a «la libertad» en «valiente» ejercicio de «derechos fundamentales» la actitud del pueblo cubano, advirtiendo que este «está ejerciendo con valentía derechos fundamentales y universales».

«El pueblo cubano está haciendo valer derechos fundamentales y universales. Esos derechos, incluido el derecho a la protesta pacífica y el derecho a determinar libremente su propio futuro, deben respetarse. Estados Unidos hace un llamado al régimen cubano para que escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital en lugar de enriquecerse», puntualizo.

Mientras tanto, en Cuba, el presidente cubano Mifuel Díaz-Canel acusó a EE.UU. de aplicar «una política de asfixia económica» para provocar «estallidos sociales».

Díaz-Canel, volvió a aparecer en la televisión pública cubana, después de que ya lo hiciera ayer mientras se producían las históricas e inéditas protestas para llamar a los comunistas a «combatir».

En su intervención Diaz-Canel aseguró que Estados Unidos pretende provocar «estallidos sociales» en Cuba.

«Se han tratado de imponer acciones para desacreditar al Gobierno y la revolución y fracturar la unidad del pueblo», aseguró.

En una retransmisión por radio y televisión, y acompañado por parte de su gobierno, Díaz-Canel dijo que «cualquier señalamiento e inquietud de la población será valorada», pero recordó que «los que han provocado» situaciones como las del fin de semana «alientan a que se expresen las cosas de una manera desordenada».

«Separamos a los revolucionarios que puedan tener determinadas preocupaciones», dijo el presidente, y notificó que «no permitirá» que «mercenarios vendidos a los EE.UU.» desestabilicen la nación.

El mandatario convocó «a todos los revolucionarios del país» a salir a las calles y acudir a los lugares donde se «vayan a producir estas provocaciones».

Díaz-Canel reiteró que la nación sufre «una política cruel y agresiva de persecución financiera y energética sostenida», que se vio recrudecida durante el gobierno del expresidente Donald Trump (2017-2021).

Un política –continuó– que atentó también contra «la compra de combustible y de los componentes necesarios para que el sistema energético nacional» hiciese frente a la demanda.

Comenta aquí: