Abuso sexual infantil: Una realidad lejos de terminar, pero sí es posible prevenirlo

Zulma Argüelles Gómez, psicóloga.
Por: Valeria Tuiran
Redacción Sociales

Una de la más tristes realidades a la que está expuesta la población infantil es al abuso, el cual puede presentarse de manera física, psicológica o sexual, y que infortunadamente todavía está lejos de desaparecer, afectando a 1 de cada 5 niños en el mundo.

En diálogo con Diario LA LIBERTAD, la psicóloga infantil Zulma Argüelles Gómez, nos cuenta que lo primero que hay que saber con referencia al tema del abuso sexual en específico, es dejar de lado el “mito” de que es una problemática en la que solo las niñas son afectadas, ya que los niños también pueden sufrir este tipo de situaciones, teniendo también plena conciencia de que en la mayoría de los casos los abusadores son personas cercanas al núcleo familiar.

Es importante conocer que el abuso no es sólo sexual, sino que es todo acto que se comete sin previo consentimiento del niño, ya sea por tomas de fotografías pornográficas, que sea obligado a ser tocado o que lo obliguen a tocar a alguien más y que este puede suceder sin la necesidad que haya una penetración, por lo tanto, es todo aquello que conlleve o conduzca a una connotación carnal.

Como padres o adultos a cargo de un menor, es importante saber reconocer algunas de las alarmas que pueden evidenciar este tipo de caso, desde la parte fisiológica se pueden presentar distintos signos cómo: miedo intenso en el niño al desvestirse o cuando se va a bañar, temor a que lo abracen, rechazo a las caricias, y la pérdida del gusto a ser consentido por parte de las personas que generalmente lo hacen. Además de sufrir constantemente infecciones urinarias o irritación en la zona de sus genitales.

“Otras de las señales se pueden presentar a través de dibujos y colores, esto lo podemos notar una vez nuestros hijos empiecen a diferenciar la zona de los genitales con otros tonos cuando pintan, haciendo referencia a esta área en específico. Sabemos que cuando son pequeños no cuentan con una claridad sobre la sexualidad, por tal motivo que si saben y reconocen para que son es porque definitivamente algo está sucediendo”, expresó la experta.

¿Cómo prevenirlo?

Además de esto, la psicóloga Zulma Argüelles nos compartió algunas recomendaciones que servirán como herramientas necesarias para empoderar a los niños y compartir con ellos las diferentes formas de prevenir el abuso, “lo primero que debemos hacer es enseñarles a establecer límites y respetárselos en ciertas situaciones, porque muchas veces estamos con nuestros pequeños, llegamos ya sea a una reunión familiar y minimizamos e invalidamos el sentir de ellos al no querer saludar a alguien, entonces los caracterizamos con malas actitudes o mal educados, y no, cuando un menor no quiere tener algún contacto con alguien en específico, hay que respetarle su límite, sin obligarlo; nuestra responsabilidad es mirar qué es lo que está sucediendo realmente y qué provoca esta actitud en él”, aseguró.

No respetar los límites de los niños en situaciones como estás, de alguna u otra manera se le estará dando a entender que sus incomodidades emocionales deben pasar a un segundo plano, apagando la posibilidad de que cuando esté viviendo alguna situación en la que se pueda ver vulnerado o abusado, no sea capaz de expresar lo sucedido. También, es significativo enseñarles que su cuerpo es suyo y ayudarlos a comprender que no todo el mundo tiene acceso a tocarlo, por lo tanto, como adultos responsables a cargo de ellos debemos ser capaces de darles en la cotidianidad un claro ejemplo de esto a través de las actos más sencillos que puedan desarrollarse en el hogar.

“Esta es una de las herramientas más poderosas que hay para prevenir las situaciones de abuso. Estos ejemplos podemos dárselos cuando van a tomar una ducha, decirles que estamos próximos a quitarles su camisa y a limpiarlos, de esta forma ellos sentirán que tiene derecho y voz de decisión cuando de su cuerpo e intimidad se trata”, resaltó.

Asimismo, también es importante que lo cuidadores eviten enseñarle a los menores a guardar secretos, pues en la cotidianidad se pueden presentar diferentes excusas que hace que los niños crean que deben ocultarle cierta información a las personas a cargo de ellos y que esto está bien; por lo contrarío, lo mejor que se debe procurar es que exista una comunicación plena entre padre e hijos, de esta forma se alimentará su capacidad de expresar cualquier situación por la que puedan estar atravesando y en el momento justo que algo le esté sucediendo.

Dinámica Time-out

En la actualidad hay muchos padres que utilizan la dinámica ’Time-out’ (tiempo fuera) con sus hijos, la cual consta de aislar al menor durante unos minutos en una silla o en su habitación cuando este tiene algún comportamiento negativo o no aceptable. Esta actividad no es tan productiva o sana en ellos porque de esta forma se le está enseñando que al momento de hacer algo malo debe alejarse y que cuando no se siente bien emocionalmente no puede acudir hacia los mayores por ayuda.

“Alejarlos es compartirles un mensaje negativo, es decirles que no está bien recurrir a nosotros, que ellos mismos deben solucionar y hacerle frente a esas situaciones que les causan aflicciones, por tal motivo que lo mejor que podemos hacer es evitar este tipo de actividad que lo único que hacen es agrietar la confianza mutua”, concluyó Argüelles Gómez.

Es fundamental tener siempre presente que tanto los padres, cuidadores y maestros son los encargados de la vida y la salud emocional de los mas pequeños, por lo tanto es necesario construir desde sus primeros años de vida relaciones basadas en la confianza para que comprendan que, sin importar la circunstancia, el miedo o la vergüenza que una situación les produzca, cuentan con una persona que los ama, los protege y los apoya, percibiendo siempre el constante apoyo de quienes toman su mano.

D.A.

Comenta aquí: