Abril 14 1912, Titanic: La tragedia y novela que la predijo

Las coincidencias entre el Titán soñado por Morgan Robertson en su novela, The Wreck Of Titan y el Titanic real, son tan asombrosas que desafían la razón. Son tantas y tan en apariencia inverosímiles, que cuesta trabajo creer que la novela hubiese sido escrita 14 años antes del desastre verdadero.

Por:Pepecomenta

19 y 20 de diciembre de 1997: Se estrena la película Titanic, considerada la más exitosa del siglo XX y en su momento de la Historia del cine con una recaudación de más de 1800 millones de dólares. 

Nunca imaginó Morgan Robertson, un oficial de la marina mercante estadounidense y escritor, que a su novela La Ruina del Titán -Futility- publicada en 1898, le estaba reservado un lugar entre las obras inmortales a partir de 1912. En esa obra, el autor norteamericano casi describió -14 años antes de que sucediera- el hundimiento del Titanic. Parecía una profecía.

Las coincidencias entre el Titán soñado por Robertson y el Titanic real, son tan asombrosas que desafían la razón. Son tantas y tan en apariencia inverosímiles, que cuesta trabajo creer que la novela hubiese sido escrita 14 años antes del desastre verdadero.  La ´primera de esas similitudes es el nombre de los navíos: Titán, el de la novela y Titanic, el de Harland and Wolff. Es el comienzo

En su libro, Robertson cuenta la historia del Titán, el transatlántico más grande y lujoso de ese momento, que se fue a pique en su viaje inaugural, tras chocar con un iceberg en el Atlántico Norte, Según el novelista, ese barco sólo llevaba 24 botes salvavidas, cuya capacidad era inferior a la mitad de los 2500 pasajeros que se transportaban en él, en ese viaje de lujo entre Nueva York y Southampton. 

Estos pasajeros, eran el jet set de la época: las más grandes fortunas del mundo, lo más granado de las sociedades inglesa y norteamericana, tal como ocurrió en el Titanic 14 años después

Ambas naves -tanto el ficticio Titán de la novela, como el real Titanic- se hundieron en su viaje inaugural en el mes de abril; tenían un tamaño similar, el imaginario 244 metros y el real 267, ambos tenían tres hélices y dos mástiles y en su construcción se utilizaron compartimientos estancos semejantes.

Otra de las coincidencias es que ambas embarcaciones tenían una insuficiente cantidad de botes salvavidas, 24 el Titán y 20 el Titanic y que chocaron contra el iceberg a una velocidad parecida: a 23 nudos el Titán y a 25 el Titanic. De ambas naves se dijo que eran «insumergibles» y ambas naufragaron en el Atlántico Norte

El asombroso parecido entre la imaginación y la realidad llega incluso a desafiar la razón y la comprensión: el barco novelado por Robertson, transportaba 2500 pasajeros y la mitad murieron, El Titanic llevaba 2207 y la mitad de ellos se ahogaron, en ambos casos por la misma causa: el escaso número de botes salvavidas de que disponían.

Este libro fue editado de nuevo en 1998 -coincidiendo con su centenario- por la firma Simon & Schuster y en la modalidad electrónica, puede ser adquirido en el portal de esta empresa por un dólar con 99 centavos.

A propósito de esta edición de The Wreck of the Titan -título en inglés de la creación de Robertson- en el portal http://www.mundodvd.com/ se toma esta opinión del editor Simon Hewitt, destacando lo extraño del conjunto de similitudes:

-‘The Wreck of the Titan’ (El Naufragio del Titán) es más que una curiosidad —escribió el editor Simon Hewitt — y en cuanto a su asombrosa premonición del Titanic, nadie puede decir a ciencia cierta si se trata de una extraña serie de coincidencias o si lo que actuó ahí fue algo mucho más enigmático».

D.A.

Comenta aquí: