Por Fabio Tarud Jaar: Consulta popular para definir la explotación del oro negro con la modalidad de fracking en Puerto Wilches

Fabio Tarud Jaar

La semana pasada, pescadores de Puerto Wilches, Santander, salieron a protestar en forma pacífica por el inicio de la etapa de monitoreo de la explotación del pozo KALE I en el predio la Belleza, el cual se pretende ejecutar bajo la modalidad técnica fracking, debido a que la comunidad se encuentra muy temerosa por las consecuencias ambientales de la explotación de petróleo en dicha área.

Precisamente, en la campaña electoral el Presidente Duque fue explícito en fijar su posición, y fue imperativo cuando declaró que no estaba de acuerdo con la explotación de hidrocarburos, con el sistema de fracking. Pero, hoy Felipe Bayon, Presidente de ECOPETROL, persona muy diplomática, quien lidera la política petrolera del país, anotó en recientes declaraciones en Puerto Wilches, que esta analizando el tema con las comunidades, y mencionó que escuchó a las pescadores y campesinos quienes manifestaron sus preocupaciones, sus miedos, sus angustias sobre el tema, y que en la actualidad ECOPETROL estaba iniciando solo las primeras actividades para aplicar esta nueva técnica de explotación del oro negro en Colombia, tales como recolección de datos, y la elaboración del plan de manejo ambiental y el estudio ante las autoridades competentes.

Para que las personas comunes entiendan el peligro de empezar a realizar la explotación de pozos de petróleo o gas a través del sistema fracking, lo voy a tratar de explicar en términos sencillos en tres párrafos.

El petróleo normalmente se encuentra depositado en formaciones de rocas, y este fluye por los poros o grietas, pero hay caso que en estas formaciones donde no circula el fluido, porque son rocas poco porosas, pero con la técnica de fracking, se puede extraer el crudo, ya que con este mecanismo se fractura la roca para que el petróleo pueda circular. Ahora bien, el crudo se encuentra casi siempre en niveles de aproximadamente dos y hasta tres kilómetros de profundidad, por lo tanto, para extraer el petróleo hay que bajar tubería verticalmente y luego desplazarla horizontalmente como tres kilómetros más, y en cuyo recorrido se presenta mucha fricción, y para evitar este fenómeno es necesario inyectar el agua y mezclarla con arena y aditivos químicos tóxicos y cancerígenos, para incrementar la presión al chorro.

Pero, precisamente esta mezcla del agua, arena y químicos tóxicos, es cuando se genera el problema, ya que en este proceso se contamina el agua, parte de la que se inyecta se devuelve sucia a la superficie, porque además las rocas tienen metales pesados y compuestos radiactivos. La contaminación es de tan nivel que ya no se puede tratar el agua para hacerla potable. Esa agua se pierde para siempre, y otra gran parte del agua sucia y contaminada se entierra muy profundo en el abajo del subsuelo. Es en este momento en cuando se generan los problemas ya que en el subsuelo hay reservas de agua potable, y si el agua sucia y contaminada llega a mezclarse con el agua potable es cuando se presenta un descomunal desastre ecológico.

Ahora bien, se supone que ECOPETROL tomaría las acciones para que esto no ocurra, ya que los pozos tienen un revestimiento de cemento y tuberías adicionales con el objetivo de evitar que el agua contaminada se filtre a otros lados, pero lo que hace grave esta técnica, es que las grietas recorren el subsuelo en forma impredecible, y por lo tanto estaría latente el riesgo de conectar el petróleo y el agua contaminada con fuentes de agua potable en la zona de explotación. Recordemos que los habitantes de esta región viven de la pesca y agricultura. Inclusive esta técnica de extracción del petróleo, incrementaría las actividades sísmicas debido a las rupturas y explosiones que se realizan en las rocas.

Aunque esta técnica de explotación de hidrocarburos se utiliza actualmente en muchos países del mundo, los riesgos también dependen del perfil y estructura del suelo de cada región donde se llevan a cabo esta técnica, e inclusive de la vocación del área en donde se proyecten estas exploraciones.

Por lo antes mencionado y dado el temor, miedo y preocupación de los habitantes del Municipio de Puerto Wilches, y aunque existe un beneficio que recibiría tanto el Municipio de Puerto Wilches en cuanto a las regalías, como la generación de empleo para los Wilchenses, estas ventajas podrían ser muy bajas, comparadas con el riesgo de un desastre ecológico en la región, y como vociferará la líder pescadora Carolina Agan ¨ Nosotros no somos dueños, ellos los que vienen a sacar el petróleo, se quieren llevar la plata, se van con la tula llena y nosotros con la tula vacía, porque cuando no haya que comer nos toca irnos¨, por lo que considero que se deberían utilizar los mecanismos de participación ciudadana que están en la Constitución Colombiana, y que sean los mismos Wilchenses, en su sabiduría, a través de una consulta popular, aprueben o desaprueben la explotación del pozo Kale I en Puerto Wilches, con la modalidad de fracking, ya que como dice el adagio :¨Voz Populi, Voz Dei¨ – ¨la voz del pueblo es la voz de Dios¨.

Fabio Tarud Jaar

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: