Policía Ambiental del Atlántico y CRA adelantan liberación de 20 hicoteas en Semana Santa

La Policía Nacional a través del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica del Departamento de Policía Atlántico, en coordinación con personal del Centro de Reacción Inmediata Ambiental (CRIA) de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), y personal de la Fundación ALITIC, en el marco de la ejecución de la campaña denominada ‘Semana Santa Segura y con Autocuidado’, ha venido realizando actividades de control al tráfico de la biodiversidad para mitigar la cacería, tráfico ilegal y el consumo de especies silvestres, especialmente las hicoteas, que son apetecidas en esta época.

Este trabajo articulado ha permitido también la liberación de 20 hicoteas en el Embalse del Guájaro, en jurisdicción del municipio de Repelón, regresándolas a su hábitat natural. Estas hicoteas fueron incautadas en un procedimiento policial que tuvo como resultado también la captura de dos personas por el delito de ilícito aprovechamiento de los recursos naturales.

Según el Intendente Javier Turizo Barceló, Jefe del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica del Departamento de Policía Atlántico, en todas las regiones de la zona Caribe, las dos especies de Tortuga Hicotea presentes en el territorio colombiano (Trachemys scripta y Trachemys venusta), son extraídas fundamentalmente para el consumo y comercialización ilegal de su carne y en menor proporción para el aprovechamiento de sus huevos y neonatos.

El consumo de carne y huevos de hicotea está asociado a creencias populares que consideran que les confiere cierta resistencia a las personas y se le atribuyen poderes afrodisiacos. La hicotea es altamente valorada en la gastronomía de la costa Caribe colombiana, tiene muchas formas de preparación, el popular ‘pebre de tortuga’, hecho de salsa de pimienta, ajo, perejil, servido con arroz de coco, patacón quemado y cerveza, o la carne de tortuga frita con arroz, yuca o ñame. También es preparada con hierbas y salsa con ñame y arroz o plátano o machucho de arroz con hicotea.

Adicionalmente, por creencias religiosas, la hicotea es consumida durante la cuaresma y la Semana Santa, pues se considera que su carne es blanca y por tanto apta para consumir en esta época. Además existe el tabú según el cual quien no consuma carne y huevos de hicotea en Semana Santa, tendrá una racha de mala suerte, durante todo el año.

La persona que sea sorprendida transportando, comercializando o cazando hicoteas, incurrirá en el delito ilícito aprovechamiento de los recursos naturales renovables, tipificado en el artículo 328 del código penal, el cual tiene prisión de 48 a 108 meses, y 35.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: