Mindefensa habla sobre bombardeo del Ejército en Guaviare

Diego Molano Ministro de la Defensa de Colombia, habla sobre la polémica por la operación contra alias Gentil Duarte y confirma que en el lugar donde esta se realizó había dos menores que ya fueron puestos a disposición del ICBF. “El operativo militar fue legítimo”, sostiene el funcionario.

¿Es cierto que había 12 menores de edad dados de baja en un operativo en el Guaviare?

Diego Molano: En Calamar, Guaviare, se hizo un operativo militar legítimo en contra de la estructura de alias ‘Gentil Duarte’, de disidencias de las Farc y los integrantes que estaban allí. El resultado de esa operación es 12 personas muertas, cinco capturadas. En el escenario de esa operación, dos de esas personas fueron identificadas como menores de edad y fueron puestas a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. ¿Qué más se halló? Siete fusiles, dos ametralladoras, una subametralladora, un lanzagranadas y prendas de uso privativo de las fuerzas militares. Aquí lo que había era un grupo que amenaza con acciones terroristas, donde se daba instrucción de cómo desarrollar sus actividades. La información de quiénes estaban allí solo la puede otorgar la Fiscalía. Medicina Legal ha identificado (entre los fallecidos), hasta el momento, a una menor de 16 años.

Sobre lo que pueden tener claridad los colombianos es que el ejército aplica el Derecho Internacional Humanitario (DIH). Allí había un campamento, desafortunadamente había menores de edad. Pero los que reclutan a estos menores son ellos y los que violan el derecho internacional humanitario son ellos. Si había menores de edad y había nexos de beligerancia, porque así son desarrolladas las acciones de estos grupos, y había una función continúa de combate, era legítimo.

¿Ustedes sabían que había niños en ese campamento?

Diego Molano: En el desarrollo de operaciones de inteligencia no se podía determinar que había niños, porque este es un modelo diferente al de estos criminales. Ellos utilizan a un grupo para protegerse, montan un campamento, luego se mueven a otro, luego a otro. Y hay un momento de oportunidad donde es necesario desarrollar la operación de bombardeo. La información de inteligencia era que estaba protegido por unos jóvenes, pero no había información de que había niños. Como esto ha mutado, nosotros debemos desarrollar operaciones para desmantelar esas amenazas, como son las de este alias ‘Gentil Duarte’ y la estructura que lo protegía.

¿Usted está diciendo que esa movilidad pone mucho más difícil la labor de inteligencia?

Diego Molano: Por supuesto. Ese fenómeno mutó. Ellos ya no andan con 100 o 150 personas como antes, sino con grupitos de 10 o 20 que tienen un campamento. Cambian cada día y medio, cada 12 horas. Lo importante es que se le venía haciendo seguimiento, e inmediatamente se identificó en qué campamento estaba se hace esta operación militar para neutralizar a ese cabecilla y a su estructura, que estaba planeando atentados terroristas.

La respuesta concreta es que no sabían que había menores de edad allí?

Diego Molano: En la información que había de inteligencia, por supuesto que no estaba esa información.SEMANA: Usted dijo que a esos niños que podrían estar allí los convertían en “máquinas de guerra”, ¿se mantiene en esa afirmación?
A pesar de que son jóvenes, son una amenaza para la sociedad porque tienen ese nexo beligerante y esa función continúa de combate. Es necesario por el interés superior de protección a la sociedad colombiana que se desarrollen ese tipo de operativos militares.

Por eso, usted los llama “máquinas de guerra”…

Diego Molano: Yo fui director del ICBF. Yo vi cómo niños y niñas que estaban allí, después de que crecieron, se convirtieron en jóvenes combatientes. Los utilizaban para que les dispararan a sus amigos para deshumanizarlos, les hacían cargar morrales a niños y niñas con cuerpos de seres humanos y después son ellos los que los obligan a entrar en actividades de terrorismo o en combate. Los enemigos de los jóvenes son quienes cometen ese delito de lesa humanidad, quienes los reclutaron.
Ahora hay otros que, con interés político, como el caso de Hollman Morris y el senador Roy Barreras, quienes no se acordaron de los niños en el proceso de paz porque permitieron que las Farc no asumieran la responsabilidad por los delitos de los niños, hoy sí vienen a acordarse de ellos.

Ministro, ¿los delincuentes utilizan a los menores como escudos humanos?

Diego Molano: Primeros los instrumentaliza para convertirlos en parte de sus estructuras de crimen y buscan que tengan nexos causales y continuos de combate. Por eso en términos de afectación pueden ser peligrosos para la sociedad. Y por eso es necesario desarrollar estas operaciones que garanticen el desmantelamiento de estas estructuras.

En el momento en que estos delincuentes adultos sepan que ustedes se abstienen de bombardear porque hay menores, ¿se aumenta el reclutamiento?

Diego Molano: Ese es uno de los principales riesgos cuando se busca desestimar las operaciones de la fuerza pública. Lo que quieren evitar es que se hagan bombardeos que logran desmantelar esas estructuras que generan riesgo y hacen parte de las hostilidades. Lo que hay que garantizar es que nuestras fuerzas militares aplican el DIH y nuestras actuaciones son en bien de garantizar la seguridad.

¿Siente injustas las críticas a las fuerzas armadas por esta operación o le parece normal el debate?

Diego Molano: Siempre, una sociedad busca proteger a los jóvenes. Es normal y así debería ser. Pero muchas veces buscan utilizarlos, no con un sentido de protección, sino con la búsqueda de deslegitimar al ejército. Los que deberían estar en la mira de la sociedad y de la justicia son estos grupos organizados, cabecillas como ‘Gentil Duarte’, que los reclutan y los instrumentalizan.

Usted mencionaba a Roy Barreras y Hollman Morris…

Diego Molano: Sí. Me parece muy extraño que, sin que la entidad pública oficial que determina quiénes son los que participaron, salgan a hablar unas cifras y unos datos que no son. Medicina Legal ya señaló que hay una menor fallecida. Por supuesto, la intención se nota, es más la de acordarse y llamar la atención de los niños para apalancar sus campañas políticas. Aquí no se puede hacer con nuestros soldados y policías. A nuestros soldados y policías hay que respetarlos.

¿Van a seguir los bombardeos en Colombia?

Diego Molano: Vamos a utilizar todos los mecanismos necesarios para desmantelar esos símbolos del mal, como es ‘Gentil Duarte’ u Otoniel.

¿A los bombardeos sí les tienen ellos respeto?

Diego Molano: Por supuesto. Han sido efectivos en el pasado y lo que buscan es limitar la capacidad de ejercer opciones que sean contundentes en contra de las estructuras criminales.

Esos bombardeos se acabaron prácticamente en la época del proceso de paz.

Diego Molano: Usted lo ha dicho.

FUENTE: SEMANA /

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: