Mauricio Santamaría, presidente de la Anif

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, mantiene casi inalterada su perspectiva de crecimiento de la economía colombiana para el 2021, tras conocer que el PIB colombiano cayó 6,5% en 2020.

“Efectivamente, esperamos que la economía colombiana crezca a una tasa cercana al 4.3%, por debajo del consenso de los analistas (promedio de 5.1% según el resultado más reciente de Latin American Consensus Forecast)”, dice la Anif.

Anota el organismo que uno de los sectores de mejor proyección es la construcción que obedece, principalmente, a un efecto estadístico de base y, en menor medida, a los programas del Ministerio de Vivienda para estimular la compra de vivienda nueva y la construcción de nuevas obras civiles.

Agrega en su análisis que también se verá un repunte en las actividades de comercio, transporte y turismo, que estará condicionado al desempeño del mercado laboral y la recuperación de ingresos por parte de los hogares.

“Los demás sectores también verán buenos crecimientos, lo que, no obstante, no es suficiente para retornar al valor de la producción de la economía colombiana a sus niveles pre-pandemia”, asegura la Anif.

El presidente de la Asociación, Mauricio Santamaría, dijo “Proyectamos una buena dinámica del consumo de los hogares que va atada a la recuperación del empleo, en especial en el sector formal que ha sido el más golpeado y el de mayor lentitud en su recuperación”

Agrega que de forma similar, la formación bruta de capital estaría creciendo a tasas cercanas al 5% sobre todo, una vez más, por el efecto estadístico de base. El consumo del gobierno mantendrá un ritmo similar de crecimiento al observado en 2020, consecuente con el esfuerzo en términos de política pública para encaminar la reactivación económica.

En el frente externo, importaciones y exportaciones crecerán a ritmos similares, tal y como lo hicieron en el 2020, y eso aportará poco a la corrección del déficit externo.
Asegura que para el 2022, con base en el crecimiento inercial que traiga la economía del 2021, la Anif espera un crecimiento cercano al 3.6%.

“Todo lo anterior tiene importantes riesgos a la baja. En efecto, las cuarentenas sectorizadas en enero tienen el potencial de generar un efecto sobre el desempeño de la actividad de todo el año. Nuestras estimaciones indican que, en un escenario estresado, en el cual la variación anual de la actividad del primer mes del año se acerca al -5%, y con crecimientos de -1% y 2.5% en febrero y marzo, hablaríamos de una pérdida de 0.3pp a 0.4pp de crecimiento del PIB de todo el año”, se indica en el informe.

Explica el gremio que en un escenario menos ácido, en el que la variación de enero ronda el -2.5%, se podría enfrentar un crecimiento inferior en 0.2pp a la proyección base de 4.3%. “No hace falta decir que los principales factores que pondrían en riesgo a la economía son la posibilidad de nuevas cuarentenas y retrasos en el plan de vacunación masiva contra el SARS-CoV-2. De darse esos escenarios estaríamos obligados a revisar nuestros pronósticos a la baja”, puntualiza Santamaria.

¿Te gustó esta nota? Síguenos en nuestras redes sociales.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: