Moradores de La Pradera tendrían que conectarse al alcantarillado por cuenta propia debido a obras del SETP en la Avenida del Río

Por: Unidad Investigativa

Por falta de socialización, de parte de la obra de adecuación de las intervenciones del tramo tres, sobre la Avenida del Río (Av. Ferrocarril – carrera 19) para el Sistema Estratégico de Transporte Público de Santa Marta, SETP, los moradores del barrio La Pradera tendrían que realizar arreglos extras, por cuenta propia, para conectarse a la tubería de aguas negras una vez terminado dicho angostamiento en la vía.

Según la queja de los vecinos del sector afectado no podrán gozar del uso inmediato de las nuevas instalaciones de aguas servidas por falta de precisión en dicha obra que adelanta la Alcaldía sobre el correspondiente tramo de la Avenida del Río.

Es de anotar, que sin previo aviso, comenzaron a llegar los trabajadores, funcionarios y maquinaria para iniciar la obra civil en la Avenida del Río y sus andenes sobre el mencionado tramo tomando por sorpresa a los desprevenidos habitantes de la zona, quienes comenzaron a quejarse por el ensordecedor ruido propio de este tipo de adecuaciones en materia de construcción.

No obstante, la comunidad pudo persuadir a los funcionarios encargados de este angostamiento de la avenida y sólo después de varias semanas lograron que se socializara esta actividad como lo determina la normatividad.

Pese a que los colindantes del sector intervenido lograron ser escuchados por los contratistas y a la vez recibir dicha socialización con la respectiva elaboración de acta de vecindad, ya era tarde toda vez que se había fundido parte del nuevo concreto que corresponde a este proyecto de infraestructura distrital.

Según manifiestan los moradores, todo hubiese sido diferente si les hubieran informado a tiempo los detalles de la obra, pues estos aducen que a los ingenieros les faltó algunos estudios previos para percatarse que la tubería de aguas sanitarias está dentro de las propiedades, más exactamente atraviesa las terrazas de los usuarios.

Cabe resaltar, que este desacierto imposibilita adelantar algunas labores de este proyecto como inicialmente lo contemplaba la Alcaldía, en cabeza de Virna Johnson, cuando anunció que “se busca mejorar el espacio público, la carpeta vial y la infraestructura de servicios públicos con redes de alcantarillado y acueducto” el 23 de noviembre del año anterior.

Como consecuencia de no socializar el proyecto, la sorpresa, acerca de la inesperada ubicación de la antigua tubería para aguas sanitarias, fue para los funcionarios que adelantan los trabajos para el Sistema Estratégico de Transporte Público SETP quienes ante la imposibilidad de revertir la labor de ingeniería no dudaron en señalar rápidamente que la nueva instalación del alcantarillado no podrá operar inmediatamente para estos, por lo que los usuarios tendrían que realizar la conexión por sí mismos.

Es de anotar que los antiguos ductos de aguas negras fueron instalados originalmente en el perímetro que corresponde a las terrazas de los inmuebles que están ubicados frente a estos trabajos que se adelantan sobre la Avenida del Río y la queja de la comunidad es que al momento en que se ejecutan estas labores no tuvieron en cuenta este importante dato.
Por lo tanto, este proyecto, en vez de producir bienestar en los vecinos del barrio La Pradera y sus alrededores, está causándoles molestias por lo que el contratista dejaría las acometidas de alcantarillado hasta la línea de propiedad quedando esta nueva instalación sin operar como es debido.

Por su parte, los vecinos afectados por este impase argumentan que no saben cómo terminará de solucionarse esta falla y se preguntan si será el mismo contratista quien solucione este inconveniente o se tendría que añadir un otrosí, para agregar nuevas obligaciones y resarcir estos señalamientos que hasta ahora dejarían insatisfacción o en el peor de lo casos recurrir a los correspondientes procesos jurídicos.

Además, también indican los vecinos que hasta la fecha, la Alcaldía no ha colocado la respectiva valla informativa que exige la normatividad para estos casos, por lo que jocosamente expresan que: “Si fuese alguno de nosotros que hubiera cometido esa omisión en alguna construcción enseguida nos sancionan”.

Los habitantes de barrios circunvecinos como Santa Catalina, Los Naranjos, Villa del Carmen, entre otros, se quejan por la inconstancia en el plan de manejo de tránsito en materia de ejecución de este proyecto en especial, por lo que la movilidad en sus entornos es caótica.

Con respecto a esta situación, en ocasiones los fines de semana, esta obra civil de la Avenida del Río, adolece de los funcionarios llamados paleteros que brillan por su ausencia según puntualizan varios de los quejumbrosos, sobre todo en la intersección de la carrera 19 con calle 26 justo a la entrada de una clínica donde el ingreso de ambulancias está a la orden del día, sin mencionar la peripecia que tienen que hacer los habitantes para entrar o salir con sus automóviles de sus viviendas, si es que no los tienen obstruidos como parqueadero público.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: