Te Olvidé: Himno del Carnaval y su historia de amor y martirio

Por: Efraín Peñate Rodríguez, especial para pepecomenta.com

*Tuvo que ser la ocurrencia de un genio, la que condujo a que el tema  musical “Te Olvidé” se hubiera convertido en un “himno” para el amor, el  martirio y el olvido y de paso, en un  reto para arreglistas,

Como respuesta a un correo que le fuera enviado,  el veterano  periodista Efraín Peñate Rodríguez, nos cuenta de manera magistral la  historia de Te Olvidé, el himno de nuestro Carnaval

De: DIANA MINERVA FLOREZ SANCHEZ <[email protected]> Enviado: jueves, 31 de enero de 2019 10:12 a.m. Para: Efrain Humberto Peñate Rodriguez


Edraín Peñate Rodríguez, Periodista

Asunto: Re: ACERCA DE PEÑALOZA  Saludos señor Efraín, Mil  gracias por compartir esta historia, que revive parte de nuestra  esencia del Carnaval. Aprovecho para agradecerle también la entrevista,  que se emitirá en el programa en un programa radial para celebrar los 50  años del Festival de Orquesta 

AMOR,  MARTIRIO  Y   OLVIDO

Tuvo que ser la ocurrencia de un genio, la que condujo a que el tema  musical “Te Olvidé” se hubiera convertido en un “himno” para el amor, el  martirio y el olvido y de paso, en un  reto para arreglistas,  directores, cantantes y muchos expertos en  música.  El reto es  originado en la explicación del por qué   una amargura en el alma,  motivada por  el desprecio de la mujer amada vertiera su reacción  en un  ritmo carnavalero de Barranquilla, Cartagena y toda nuestra costa  Caribe.  ¡Genio!… eso era Antonio María Peñaloza, el creador en música y  letra del chandé  (o garabato )  “TE OLVIDE”.

Antonio María me contó que él tenía la inspiración encendida de la  base musical del tema (garabato  o  chande), pero cavilaba con la  letra.. Su afán estaba centrado en que para esos tiempos (año 1.953), la  radio costeña estaba inundada por el tema de merengue dominicano ”A  lo  oscuro” y que esa rítmica proveniente de Santo Domingo, fascinaba a la  población carnavalera  de Cartagena ( 11 de noviembre), Barranquilla  (Carnavales de febrero) y Corralejas de los pueblos de la sabana.

La Providencia acudió en ayuda de Peñaloza, pues un español de nombre  Mariano San Ildefonso que deambulaba por la región y por Bogotá en  asuntos de negocios de caballos, le sugirió a Peñaloza que examinara  unos versos escritos por este frustrado jinete… de modo de ponerles  música.  Peñaloza los  leyó  y.. ¡Eureka!… este es el drama que  acomodaba con su ritmo musical carnavalero… 


“Yo te ame con gran delirio // de pasión desenfrenada. Te reías del martirio // De mi pobre corazón.

“Yo te ame con gran delirio  // de pasión desenfrenada.

Te  reías del  martirio   // De mi pobre corazón.  

 Y si yo te preguntaba el por que no me querías   //  tu sin contestarme nada solamente te reías

 destrozando  mi  ilusión

Te pedí  que volvieras a mi lado  // Y  en vano cuantas veces  te  rogué

Que por haberme tu burla ya curado  //  Te Olvide.

De la vida que tuviste    //  Al fin se ´que  te has cansado   // Y  ahora  ya quien está triste

Es  tu pobre corazón

Y aunque digas que me quieres   //Yo de ti nunca me fío   // Y aunque tu te desesperes

Ahora  soy  yo  quien   SE   R I E     //  De tu desesperación.   //Te pedí  que volvieras a mi lado

Y  en  vano cuantas veces  te rogué   //Que por haberme tu burla ya curado   //Te Olvide.

No fue fácil para Peñaloza imponerle al “Curro” Fuentes,  la  inclusión de su  inspiración  “TE OLVIDE”  para  sumar  los  4  temas  (estaban  definidos  ya   3  de  Jose   Barros)  que  completaban  la  elaboración de  DOS DISCOS  de 78  RPM  (imprimían un  tema por cara)  en busca de  imponerse en el  gusto del bailador costeño  en sus fiestas de ese fin de año y carnavales.


“Curro” le sugería a Peñaloza que suprimiera algunos versos, pues consideraba que eso “tenia mas letras que el himno nacional”.

“Curro”  le sugería a Peñaloza que suprimiera algunos  versos,  pues  consideraba que eso “tenia mas letras que el himno nacional”. El  diferendo quedó superado con la imposición del compositor. A  renglón  seguido apareció otro diferendo:   “Curro”  quería que el tema fuera  cantado por Tito Cortes, pero Peñaloza se negaba, argumentando  que no  era el cantante para eso por su origen Vallecaucano con una imitación a  Daniel  Santos. Concordaron finalmente en llamar a Nelson Pinedo  que  triunfaba  en la ”Cashba”, un estadero en Bogota, pero cuando  fueron a buscar al barranquillero, Nelson había partido  dos días antes  para La Habana. Acordaron finalmente llamar a  Alberto  Fernandez ,  el  vallenato que estaba grabando los 3  temas de Jose Barros. El  “Atanquero” Fernández,  le sumó un dejo de lamento con algún tipo de  falsete en su voz. Y con su trompeta, Peñaloza incorpora  también un  cierto lamento  que seduce los corazones heridos.


Y con su trompeta, Peñaloza incorpora también un cierto lamento que seduce los corazones heridos.

A  lo que induce esta historia es  a valorar  los quilates que  muestran estos dos compositores, más otros, todos    nacidos en el  Departamento de  Magdalena:  Peñaloza…  en Plato…  Barros… en  El  Banco.  Gabriel García Márquez  en  Aracataca… Guillermo Buitrago en  Ciénaga… Julio Erazo en Guamal   y  Rafael  Escalona, compadre de Poncho  Cotes, nacidos en Patillal, más muchos otros juglares.  Tiene  profunda  raíz   el  amor que sentimos  por nuestra tierra costeña,  inmortalizada con el sello de la Obra  literaria CIEN  AÑOS  DE  SOLEDAD,  Premio nobel de Literatura.

Nota:  La letra original del autor de este  tema,  escribe el  verso:   …

”AHORA  SOY  YO  QUIEN   ME   RÍO”.

Peñaloza corrigió (amparado en la pureza de nuestro idioma Castellano):

“AHORA  SOY  YO  QUIEN    SE  RIE”    

[email protected] 

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: