Luis Toscano

Por LUIS FELIPE TOSCANO

Cuando un joven con alguna preparación académica o algún liderazgo social pero sin grandes recursos económicos se asoma a la actividad política se estrella con un enorme muro que lo decepciona totalmente.

Lo primero que le dicen es para llegar al Concejo, necesitas tanto dinero; así para llegar igualmente a la Asamblea, Senado, Cámara de Representantes, Alcaldía, necesitas una cantidad mínima de dinero. Ni se diga para un municipio pequeño de sexta categoría por ejemplo: te gastas una cantidad  de dinero para ser elegido. De acuerdo a la categoría del municipio vale la campaña. Por esta razón los jóvenes más talentosos, más capaces, cuando salen de una universidad de inmediato se van a la empresa privada, siendo esto una contradicción en una democracia donde los más capaces, los más honestos, deberían ser los escogidos para llegar a las alcaldías, gobernaciones, presidencia, senado, etc.

Pero en Colombia la pirámide está invertida, no son los que están mejor preparados o mejor capacitados los que llegan a los altos cargos de elección popular, sino los que más plata tienen para financiar una campaña política. De ahí la calidad de nuestros gobernantes, por eso vemos pésimos alcaldes, gobernadores, pésimos congresistas, miren los pésimos presidentes que hemos tenido en Colombia.

Y lo peor del asunto es que estos gobernantes elegidos a punta de dineros en la mayoría de veces no tienen idea de cómo funciona la administración pública.

Y añadir en esta democracia de hoy existen carteles de contratistas que financian las campañas y luego son retribuidas con contratos de acuerdo a lo asignado en campaña para la elección.

Por eso decimos que la democracia está patas pa arriba porque no son los mejores los que nos gobiernan, son los más poderosos, por eso muchos jóvenes les da miedo, les asusta meterse en la actividad política hoy en día en Colombia. Existen clanes políticos que manejan municipios, departamentos, hasta el congreso, presidencia. Por eso es visto con optimismo una reforma política integral, con listas cerradas para todas las corporaciones, con partidos políticos fortalecidos y democráticos donde prime la inteligencia, la capacidad del individuo y no las chequeras para comprar la elección popular.

Tengamos fe que más temprano que tarde lleguen esos cambios democráticos para que sean los más honestos y capaces los que gobiernen en este país.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: