Por: María Fernanda Tordecilla Paternostro

La educación es entendida como la agrupación de acciones designadas al crecimiento intelectual y moral de las personas, teniendo presente la cultura y el hábitat en donde se encuentren, ya que a la hora de la enseñabilidad de las diferentes áreas de conocimiento estructuradas en el currículo de cada institución las cuales son: Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, Educación artística, Educación ética y valores humanos, Educación física recreación y deporte, educación religiosa, Humanidades en lenguas castellana e idiomas, Matemáticas y Tecnología e Informática, la educación se podría comprender como ese proceso cultural y académico a través del cual todas las personas pueden incrementar sus  facultades físicas, intelectuales y por supuesto morales del ser humano con el fin de formar ciudadanos en pro de servirle a la sociedad y así mismo integrarse en ella. No obstante, la concepción y la trasmisión de la educación de manera lineal y progresiva para todos y cada uno de los ciudadanos no son garantizadas con vehemencia, ni siquiera en términos legales y a lo largo de los planteamientos venideros presentare el porqué.

En empezar la educación de Colombia está reglamentada por la ley 115 de 1994 o ley general de educación, cuya aprobación se llevó a cabo en el año 1994 durante el gobierno del presidente  César Gaviria (1990-1994). Esta ley se denomina en gran medida como ley orgánica cuyos parámetros, reglamentos y  procedimientos orientan y solidifican el sistema educativo nacional, es decir, determinar las normas de control del servicio público educativo para otorgarles a los ciudadanos sus derechos correspondientes, puesto que, la ley 115 de 1994 se aplica bajo los principios de la constitución política sobre el derecho a la educación que tiene todo ciudadano para su formación permanente no solo en el campo intelectual sino a su vez en el campo social y cultural. En este orden de ideas se puede citar que:  «La educación es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes» Art1.Objeto de la ley Según se ha citado, esta ley se esclarece como la conjugación de un proceso constante, de carácter personal, cultural y social que establece bases para una integridad conjunta, es decir, tanto de la persona como para el mismo sistema educativo que busquen en promover, respetar y cumplir sus derechos y deberes, es por ello que dentro de sus principios rectores se pueden rescatar los siguientes enfoques:

  1.  Son horizontes de Formación
  2. Son horizontes misionales que hacen posible el mandato constitucional en materia de educación
  3. Estos pilares están en consonancia con la constitución privilegiada.

De acuerdo a los planteamientos anteriormente descritos y en conformidad con la ley 115, la Finalidad de la Educación en Colombia es atender al pleno desarrollo de la personalidad, teniendo presente la formación, la adquisición, el desarrollo, el acceso, el estudio y la promoción de los valores y principios de cada individuo para la vida. En este orden de ideas entendemos que la Sociedad y la Familia, juegan un papel fundamental y clave dentro del proceso de la Educación y que la primera debe colaborar en la vigilancia y cumplimiento del servicio, esto haciendo alusión a la institución como la  organización creada por el derecho público o el derecho privado según repose en el acta de su creación para cumplir con un fin misional de acuerdo con la ley y la constitución política, por ejemplo, el servicio educativo.  y la segunda, recordemos que es el núcleo fundamental de la sociedad y por ende es la primera responsable de la educación de sus hijos. Ahora bien,  lo dicho hasta aquí la ley retrata de manera sólida la educación formal la cual gira entorno a un currículo común conformado por áreas del conocimiento; estos niveles tienen por objeto formar a educandos capaces de asumir con responsabilidad y autonomía su propia historia de vida proporcionando una formación

ética y moral que fomente prácticas democráticas y desarrollando una sana sexualidad entre otras.

Ahora bien, para que una institución educativa pueda operar en el marco de ofrecer el servicio público de la educación ya sea de institución pública o privada deben contar con una organización bien estructurada para que la prestación del servicio pueda ser aprobada, organización que se inicia con la construcción del Proyecto Educativo Institucional el cual es el principal ente regulador dentro del desarrollo institucional escolar cuyo propósito se enmarca en el ordenamiento integral de los procesos de planeación, ejecución, seguimiento y control de las diferentes dimensiones presentes en el sistema educativo, así mismo, la lideracion de los procesos de construcción de identidad y cultura para garantizar el aprendizaje significativo dentro del aula de clase, de igual manera, este debe  definir todas y cada una de las gestiones que se realizan en el plantel tales como la administrativa, la académica, comunitaria y financiera. En dicha gestión educativa el propósito de estas es crear un conjunto de estrategias para dirigir una institución educativa de manera creativa e integral, que oriente a tomar decisiones y esfuerzos para mejorar la calidad educativa, a fin de satisfacer necesidades personales y colectivas de carácter educativo y económico de determinado grupo, Este proceso organizacional también viene a construir en la planificación del conjunto de actividades establecidas en todo el proceso de una organización, que va desde su nacimiento o creación hasta la finalización de su actividad misional.

 En la gestión académica encontramos los Planes de Estudio los cuales están constituidos por un conjunto de áreas obligatorias, otras fundamentadas y unas últimas optativas, todas con sus respectivas asignaturas, estos deben establecer los objetivos por niveles, grados y áreas, metodologías, tiempos, recursos y criterios de evaluación, cabe señalar que los procesos evaluativos en el marco del manual de convivencia de una institución educativa viene a consistir en el debido proceso, ósea, en el establecimiento de reglas dadas a conocer de antemano dadas por el docente. Las características de esta estructura evaluativa se compone principalmente de seis principios rectores claves para la conjugación del proceso de aprendizaje del estudiante:

  1. Evaluar significa seguimiento académico
  2. Evaluar significa observación cotidiana
  3. Evaluar significa describir las características de aprendizaje
  4. Evaluar significa la emisión de un juicio axiológico
  5. Evaluar viene a significar el comportamiento respetuoso que establecen estudiantes y profesores en torno a lo que enseña el docente a lo que aprende
  6. La evaluación está cargada de principios extraídos

En el marco de las observaciones anteriores la escuela no puede apenas transmitir conocimientos y evaluar esa adquisición de conocimientos, la escuela no debe solamente transmitir los contenidos que están escritos en los proyectos pedagógicos, ella debería proporcionar a sus alumnos visitas a exposiciones colectivas e a museos, las escuelas podrían criar sus propios grupos de teatro o danza, dinamizar clubes de lectura, etc. Así mismo, el deber del estado es establecer bases sólidas para garantizar no sólo la entrada del alumno en el centro educativo, sino que también proporcione condiciones de estancia e inclusive desarrolle políticas e iniciativas que deberán garantizar la permanencia del estudiante en la escuela, especialmente los estudiantes de camada popular que a menudo se ven obligados a abandonar la escuela para trabajar y ayudar con los gastos familiares.

Indiscutiblemente el objetivo primordial de la educación se evoca en formar personas integras, autónomas, fomentar en los estudiantes el conocimiento, habilidades, aptitudes y valores en los cuales las personas puedan contribuir al desarrollo integral, también asumir con responsabilidad y autonomía sus derechos y deberes. Es importante que nosotros como futuros maestros así mismo fomentemos en los estudiantes el respeto por los derechos humanos en donde las instituciones educativas incentiven a los estudiantes a la participación democrática, también fomentar el respeto por la identidad cultural de los grupos étnicos. Puesto que, de ahí se desprende una democratización ciudadana efectiva dentro del ámbito educacional en donde ciertamente se requiera de políticas para ampliar el acceso y el fortalecimiento de la educación pública en todos los niveles, pero también requiere políticas que garanticen la permanencia de los estudiantes en el sistema docente educativo. Se deja en evidencia entonces que, en Colombia la educación es un servicio y, ante todo, un derecho constitucional y ciudadano, donde involucra directamente a diferentes entes encargados de velar y vigilar el buen desempeño de este derecho constitucional, donde el gobierno, padres de familia, docentes, directivos docentes, estudiantes tienen una finalidad y es la de buscar alternativas que con lleven el proceso a un buen fin y hacer de la educación un espacio que promueva la cultura de amar el conocimiento como una de las mejores salidas hacia una mejor condición de vida individual y colectiva.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: