Unidad Investigativa

En lo que respecta a la investigación periodística adelantada sobre el convenio firmado con la gobernación del Atlántico por $2.100 millones de pesos y que el Municipio de Soledad, contrató con la Fundación Hambre Cero Internacional de Cartagena por $2.200 millones de pesos.

Como punto de partida, nos preguntamos de donde se tomaron las muestras para cumplir con el objeto del convenio No. 202000825, cuyo fin no es otro más que aunar esfuerzos administrativos, técnicos y operativos para coordinar acciones conjuntas para fortalecer planes, programas y políticas de prevención en materia de convivencia ciudadana en el Municipio de Soledad-Atlántico’.

En tal sentido, contempla el convenio las siguientes responsabilidades, contribuir con el desarrollo de la estrategia entornos escolares seguros, es decir, orientar a los jóvenes del consumo de drogas en sectores cercanos a los entidades educativas y la mercantilización de las mismas, desarrollar programas orientados a abrirles espacios a los jóvenes y llevarlos a la oferta institucional mejorando la sensación de seguridad entre la comunidad, implementar acciones para fortalecer la convivencia ciudadana y disminuir las situaciones de riesgo que faciliten la comisión de delitos y las manifestaciones de violencia entre los jóvenes en situaciones de riesgo, identificar los factores amenazantes que puedan afectar la sana convivencia o la tranquilidad de los jóvenes que hacen sus trayectos en las entradas y salidas de las escuelas, en fin estas responsabilidades y programas están contemplados en el convenio, lo que al parecer le quedaría difícil a la administración para desarrollar todas estas actividades y quizás habrían utilizado otras estrategias que no estaban dentro del convenio para justificar los cobros y desembolsos por parte de la gobernación del Atlántico.

Según la secretaria general Amalfi Gaviria Ramos, aduce que dicha campaña se promocionó.

Es pertinente recordar que se debe cumplir a cabalidad con el objeto a contratar, estos sin pretender distraer a la opinión pública a través de una campaña que tiene que ver mucho con la socialización de las medidas de Bioseguridad inmersas en la Pandemia del Covid-19 y sensibilizar a las personas que usaran el tapabocas e incluso, entregaron tapabocas en muchos sectores de la ciudad, y por cierto la gobernación del Atlántico también regaló tapabocas casa a casa en varios sectores de Soledad, existe confusión, por así decirlo, partiendo de los hechos mostrados el concepto de Convivencia Ciudadana con Emergencia Sanitaria en medio de la Pandemia del Covid-19, que es un tema netamente de salud pública a nivel mundial.

La secretaría General de Soledad, manifiesta que se tuvo que implementar otrosí en el contrato, pero no especifica si es al convenio o a la contratación con la Fundación Hambre Cero Internacional.

En los convenios interadministrativos no aplican lo otrosí, consultando a un experto en la materia, manifiesta que debido a que no hay una obligación bajo la figura de garantías o responsabilidades civiles, son aportes entre los entes territoriales, caso diferente es aplicable a los contratos cuando por falta de planeación los recursos no son suficientes para terminar la ejecución de un contrato, más en obras civiles para ampliar los presupuestos de costos a ejecutar.

El convenio con la gobernación no fue modificado en sus términos de ley por consiguiente es de estricto cumplimiento por parte del Municipio de Soledad, en su defecto con la Fundación Hambre Cero Internacional, en el caso dado que hayan modificado el objeto de la contratación debió publicarse en el SECOP y socializarse, por ende, se debió comunicar a la gobernación del Atlántico, quien fue la que hizo los desembolsos. Otra duda que genera la secretaría general para justificar el incumplimiento del convenio con la gobernación del Atlántico.

Indica la señora Amalfi Gaviria Ramos, que se hizo necesario que el ente territorial contratara un operador para ejecutar el convenio con la gobernación del Atlántico, por lo que se contrato de manera directa a la Fundación Hambre Cero Internacional.

Esto de nuevo confunde a la comunidad por parte de la secretaria de soledad, puesto que los convenios interadministrativos están reglados en el Decreto 1082 de 2015 y se suscriben entre entidades públicas o del Estado y no con terceros o entidades privadas.

Y sagazmente hicieron uso del convenio con la gobernación del Atlántico para contratar directamente.

En el entendido, el monto que supera los $2.000 millones de pesos de la contratación no le permitía utilizar el sistema de contratación de manera directa, tenían que abrir una convocatoria pública para escoger a un contratista y asignar el contrato en cumplimiento con todos los rigores de la Ley 80 de 1993, la Ley 1150 de 2007 y demás Decretos Reglamentarios.

Según el experto y conocedor del tema, el convenio por $2.100 millones con la gobernación del Atlántico, ni el contrato con la Fundación Hambre Cero Internacional, estaban diseñados para bajar los indicadores del Covid-19 y mucho menos salir del Estado de alerta por la Pandemia, sino para desarrollar programas de Convivencia Ciudadana.

Es así como en un municipio como Soledad, tan cuestionado en los últimos meses, la comunidad esperar sea aclarado de una vez por todas cómo se dio este contrato con dicha fundación y asimismo cómo se desarrolló en el último trimestre del año 2020, tarea que le corresponderá demostrar al alcalde Rodolfo Ucrós Rosales.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: