Video: Cortesía

Gran parte de los habitantes del municipio de Polonuevo rechazó y reprochó como grave e indignante el festejo que realizó un grupo de moradores en el barrio La Curva de esa población en horas de la tarde de este lunes festivo.

A través de un en vivo por Facebook se evidenció como unos residentes ingerían licor, bailaban y se echaban maicena al sonido de un picó, el hecho causó molestia debido a la violación del toque de queda y ley seca en el ente territorial, lo cual genera la fácil propagación del Covid-19.

La comunidad se pregunta ¿dónde estaban las autoridades?, en el momento de la fiesta carnavalera, no hubo nadie que sancionara ni hiciera presencia para hacer cumplir la ley. La gente se aglomeró, no portó tapabocas y tampoco tuvo el mínimo cuidado ante la emergencia sanitaria que se está viviendo. “La autoridad municipal implementa disposiciones para que el pueblo la cumpla, pero lastimosamente no hay nadie que ayude a poner orden, para otras coas sí son estrictos como impedirnos la entrada al cementerio para visitar a nuestros parientes”, sostuvieron.

Teniendo en cuenta el riesgo que corren los pobladores frente a este tipo de situaciones, los denunciantes le manifestaron a la Gobernación del Atlántico, “al momento de emitir decretos cerciórense que todos los habitantes cumplan a cabalidad las normas, porque no es justo que por unos irresponsables nos contagiemos todos”, precisaron.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: