*Ministra de Transporte indica que el contrato de 18 meses del dragado ha sido mucho más efectivo pero portuarios considera que no ha dado el resultado esperado.

10,20 metros era el calado que el consorcio chino Shanghai – Ingecon debía garantizar en el canal de acceso al puerto de Barraquilla para tener la posibilidad de recibir embarcaciones de mayor tamaño.

No obstante, esta condición no se cumplió ni se cumplirá con la extensión que por 3 meses, corriendo ya, se le hizo recientemente a este contrato.

Dolientes del puerto de Barranquilla se preguntan por qué ni Cormagdalena, ni Findeter, ni el Interventor ni la Contraloría General de la República (CGR) se han pronunciado sobre este incumplimiento y por qué no hacen valer las pólizas y las sanciones correspondientes.

Actualmente a la zona portuaria de Barranquilla, los buques menores a 180 metros de eslora y un calado menor a 7,8 metros no tienen restricciones para ingresar; mientras que los buques mayores a 180 metros y de hasta 200 metros de eslora y con un calado entre 7,8 y 8,1 metros tienen como condición de operación “luz de día” y “marea alta”.

Estos calados evidencian que no ha habido una mejora en el canal de acceso a pesar de los trabajos de dragado que se han venido cumpliendo. Claro que hay que señalar que hoy no se está dragando porque la draga ha estado en reparación en los últimos días y en renovación de visas de tripulación.

La Ministra de Transporte, Ángela María Orozco, dijo hoy en Barranquilla que la draga no está trabajando por condiciones climáticas. De hecho, según la Capitanía de Puerto de Barranquilla, frente al litoral Caribe Colombiano se observa el desarrollo de una condición de temporal, por lo que se espera que la velocidad del viento alcance rangos entre 20 a 32 nudos (Fuerza 5-8). La altura del oleaje oscilara entre 2.5 a 4.0 metros (Mar 5-6). Se prevé que estas condiciones se mantengan durante las próximas 48 horas. La Dimar recomienda extremar las medidas de seguridad durante el desarrollo de actividades náuticas.

Si bien esta situación está impidiendo a la draga trabajar, lo cierto es que en varias ocasiones los portuarios se han quejado porque el contratista no aprovecha las ventanas de viento favorables para agilizar los trabajos de dragado. Esperan que en estos tres meses de la extensión del contrato (enero-marzo), pueda cumplir mejor con sus obligaciones.

Pérdidas millonarias

Analistas portuarios precisan que el bajo calado lleva al desvío y que eso trae repercusiones económicas a la ciudad. Recordaron que el año pasado, 12 embarcaciones debieron ser desviadas a puertos vecinos por condiciones de bajo calado. Además otras 20, con niveles de calado dentro del rango autorizado registraron demoras en su ingreso al no encontrar condiciones confiables y seguras.

Esto produjo al sector pérdidas superiores a los 17 mil millones de pesos. De finales de 2020 y en lo que va corrido del año, no se tienen las cifras de la embarcaciones desviadas a otro puerto o aligeradas por bajo calado. Consultando la página de Asoportuaria el último boletín informativo colgado es de agosto de 2020.

La Ministra de Transporte, se refirió a esta cifra de buques desviados y precisó que anteriormente según Asoportuaria año a año se había tenido cerca de 36 buques desviados, por lo que afirmó que el contrato de 18 meses del dragado ha sido “mucho más efectivo” y que urgencias manifiestas del pasado y el plan de dragado se acordó con portuarios.

Aseguró que la crisis del dragado que se dio en diciembre fue la unión de factores como el paso del huracán Iota, las constantes lluvias similares a las de 2010 y el surgimiento de otro punto de dragado en el kilómetro 13.

Los portuarios difieren con la funcionaria pues consideran que el contrato de dragado no ha dado los resultados esperados.

“Yo pienso que todos los comentarios válidos, sobre la problemática del río y el dique, no reflejan otra cosa que el interés de políticos y particulares en no buscar la solución definitiva a sus problemas. El negocio debe ser tan lucrativo que ni si quiera se preocupan por los comentarios. ¿Será que hay corrupción en estos contratos?”, se pregunta el analista.

Agrega que esta crisis profunda en el puerto local lleva casi dos meses y le falta como mínimo otro mes y que buena parte del problema se debe a que hoy se opera a ciegas, sin monitoreo.
Cuestiona el cierre sin inventarios ni justificación del Laboratorio de Ensayos Hidráulicos de Cormagdalena a cargo de Universidad del Norte en 2013. “No pasa nada, pero se perdieron los documentos, los estudios y la data de muchos años. Hoy operamos un río a ciegas, sin monitoreo, pero todo bien, todo bien..!!”, puntualiza.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: