Luego que la Fiscalía General de la Nación citara a indagatoria a Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y a Hernán Giraldo, el patrón de la Sierraambos exjefes paramilitares que tenían su accionar operativo en la zona Caribe, por una seguidilla de homicidios contra líderes de la Universidad del Magdalena.

Los exjefes paramilitares fueron citados para tratar de conocer la verdad de los crímenes de un directivo, un profesor y un estudiante de la Universidad del Magdalena.

Según la Fiscalía, el asesinado jefe del Clan Gnecco, Jorge Gnecco habría estado detrás de los asesinatos fueron el vicerrector del plantel, Julio Alberto Otero Muñoz, perpetrado en mayo del 2001; del decano de Educación, Roque Alfonso Morelli Zárate, ultimado en septiembre de 2002; así como el del estudiante Hugo Elías Maduro Rodríguez, ocurrido en mayo del 2000.

Lo anterior según revela la resolución de la Fiscalía 190 adscrita a la Dirección Especializada contra las violaciones a los Derechos Humanos, ente que llamó a indagatoria a los exjefes paramilitares Jorge 40 y a Hernán Giraldo.

La resolución destaca la versión entregada por el exjefe paramilitar Mauricio de Jesús Roldán Pérez, alias ‘Julián’ en la cual indica que Julio Otero (entonces directivo de la UniMagdalena), fue reseñado como “aliado político de la guerrilla en Santa Marta” y que además en una reunión con Jorge Gnecco y alias ‘Quemadito’ se acordó el crimen.

“…porque la gente de HERNAN GIRALDO estaba muy quemada con la ley; además según GNECCO en esa reunión, ese hecho criminal estaba autorizado por CARLOS y VICENTE; tal circunstancia se la manifestó a JORGE 40…”

Según el exjefe paramilitar, en las reuniones sostenidas para concertar el homicidio de Otero, participaron de ella, Jorge Gnecco, un muchacho Padilla que era agente del extinto DAS, quien se encargaba de hacer inteligencia a las guerrillas del ELN y FARC que operaban en la Sierra Nevada.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: