Este jueves la farmacéutica sueco-británica AstraZeneca admitió que su proyecto de vacuna contra el covid-19, que tuvo una eficacia cerca al 70 por ciento, según trascendió inicialmente a partir de informes preliminares, necesita un “estudio adicional”.

En concreto, el director ejecutivo del laboratorio consideró que es necesario llevar a cabo una mayor investigación sobre su vacuna contra el covid-19, a raíz de los cuestionamientos acerca de la protección que puede ofrecer contra el coronavirus.

“Ahora que hemos encontrado lo que parece ser una mayor eficacia tenemos que validarlo, por lo que necesitamos un estudio adicional”, dijo Pascal Soriot en una entrevista con Bloomberg.

Este jueves, justamente, la Universidad de Oxford, que participa también en este proyecti, admitió que, por equivocación, hubo “diferencias” en la forma de administrar las dosis de su vacuna contra la covid-19 a los voluntarios en los ensayos, pero aclaró que los métodos para medir la concentración del antídoto han quedado ya “establecidos”.

En un comunicado, la universidad británica quiso despejar las crecientes dudas surgidas en los últimos días sobre la efectividad de hasta un 90 por ciento que se observó en el subgrupo que recibió primero media dosis y después una dosis completa del producto.

Tras haber anunciado el pasado día 23 los resultados preliminares de la tercera fase de las pruebas, la universidad reconoce de manera implícita que a la hora de suministrar las dosis a los participantes de los ensayos se partió de un error. El grupo de expertos, liderado por Andrew Pollard y Sarah Gilbert, informó en un principio de que la vacuna, ofrecida en dos dosis -preparatoria y de refuerzo-, es efectiva en una media del 70,4 por ciento, aunque la variación en la cantidad de cada dosis afecta al resultado.

“Los métodos para medir la concentración han quedado ya establecidos y podemos asegurar que todos los lotes de la vacuna son ahora equivalentes”, concluye la nota.

Por su parte, un portavoz de AstraZeneca defendió que el ensayo se realizó ateniéndose “a los mayores estándares” y anticipó que se llevarán a cabo más análisis para establecer la duración de la protección que ofrece la vacuna.

Según el diario “Financial Times”, el responsable del programa de financiación para el desarrollo de vacunas de EE.UU., Moncef Slaoui, reveló el pasado día 24 que el subgrupo -de apenas 2.300 personas- que recibió la dosis más efectiva se limitó a individuos menores de 55 años, con menor riesgo de desarrollar síntomas severos de covid, un dato que no divulgaron ni la universidad ni AstraZeneca al presentar sus datos. Por ello, Slaoui baraja la posibilidad de que la diferencia en la eficacia de la
vacuna haya sido “fortuita”. 

Ref: El Tiempo

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: