El mundo celebra el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer

Fue en el año 2000 cuando la Asamblea General de la ONU designa el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, pensado en esas guerreras que han pasado por momentos difíciles, con el objetivo de tomar cartas en el asunto y coordinar actividades que eleven la conciencia pública en cuanto a la eliminación de todas las formas de violencia.

Frente a la amenaza de la crisis sanitaria, miles de mujeres consideran que el hogar está lejos de ser un refugio, ya que no solo se tienen que proteger del Covid-19, sino que además a ese calvario diario se le suma la violencia doméstica la cual ha venido aumentando de manera rápida en el país, ya que una de cada tres mujeres se enfrentaría a la violencia de género durante su vida.

La actriz y productora australiana, Nicole Kidman, actual embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres, sensibiliza sobre la necesidad de poner fin a la violencia contra las mujeres durante y después de la pandemia de Covid-19 en este 2020, expresando:

“Como sabemos nuestro mundo ha cambiado. En los últimos meses han surgido importantes desigualdades. Una de las lecciones que hemos aprendido de la pandemia es que el hogar no es un lugar seguro para muchas mujeres y niñas que son víctimas de violencia de género, pero a medida que muchos países retoman la actividad después de la Covid-19 tenemos la oportunidad de crear una nueva normalidad, con un futuro sin violencia”, dijo la actriz.
También agregó que incluso antes de la pandemia las cifras eran alarmantes, pero igual es un problema que tiene solución, creando conciencia a los demás para sensibilizar a las personas de la gravedad de este problema, además de contar con el apoyo de aquellas organizaciones que prestan aquellos servicios esenciales a las sobrevivientes.

Testimonio de vida de mujeres guerreras

María Hernández, representante de la Red Latinoamericana en prevención de violencia contra la mujer, residente en Barranquilla, con tan solo 25 años, es un claro ejemplo de superación, quien desde muy joven nos contó que fue violentada por su pareja sentimental causándole daños físicos y emocionales. Pero un día tuvo la valentía de denunciar y salir adelante para dejar ese pasado oscuro.

“Me casé muy niña y mi pareja me golpeaba siempre. Tuve a mi bebé muy temprano y un día tomé la decisión de denunciar gracias a la orientación de la Red Latinoamericana y la fundación Funimujer que me ayudaron a ser valiente para demandar y separarme del padre de mi hijo…Pude superarme y empezar un estudio técnico, que a futuro me permitió realizar mis prácticas en una bolsa de empleo y conseguir trabajo en una de las organizaciones más reconocidas del país”, dijo la mujer.

Por su parte, Hernández aprovechó el espacio para enviarle un mensaje a todas las mujeres que así como ella han pasado o sufren en la actualidad de violencia doméstica y no han tenido la fortaleza de pedir ayuda: “Ahora estoy haciendo sexto semestre de psicología, y la estudio para ayudar a muchas mujeres como yo a que hablen y no sean maltratadas. Y hoy puedo decir que ayudo a otras mujeres, siendo la voz de las que hacen silencio para que unidas tengamos fortaleza. No callemos y sigamos siendo productivas para la sociedad y nuestra familia”, compartió María Hernández.

Cabe resaltar que la Red Latinoamericana firmó un manifiesto contra la Violencia de Género, con el que se deja constancia del compromiso social con esta lucha, que debe ser conjunta contra cualquier acto que atente contra la integridad y dignidad de la mujer, mediante el cual cada firmante adquiere el firme compromiso de luchar contra todas las manifestaciones de violencia que sufren las mujeres en esta sociedad, mostrar rechazo a todos aquellos que la ejercen, promover el cambio social mediante una posición de tolerancia cero frente al machismo y no ser cómplices con el silencio.

Por otro lado, conocemos el caso que dio revuelo en los medios locales cuando una mujer llamada Yanerilsa Márquez, lanzó un grito de ayuda al temer por su vida luego de que su expareja Jorge Armando intentara quemarla viva, salvándose solamente porque el fósforo que portaba el agresor no prendió.

La mujer siempre se mantuvo callada y alejada de su familia, por miedo a que le hiciera algo a sus papás: »Él tenía la fácil posibilidad de meterle un explosivo, tipo granada a la casa, entonces por eso me quedé callada, pero llegó el momento de sacarlo de mi casa y no seguir aguantando esta violencia», dijo Yanerilsa en entrevistas pasadas con el medio.

Su hermana Mayerlin Márquez, en diálogo con LA LIBERTAD, nos expresó como también los familiares de las víctimas sufren por las afectaciones de sus parientes cercanos: “Yo les recomiendo a todas las mujeres que han sido víctimas por parte de sus más allegados a que denuncien, hagan un alto en el camino y que vean por sí misma y alienten su autoestima, porque todas somos fuertes, y las invito a que nos unamos tanto las víctimas como las que no, por que directa o indirectamente nosotros sus familiares también sufrimos”.

Entre el 1 y el 24 de agosto de este año 114 mujeres fueron asesinadas. Las alarmas ya se habían encendido a mitad de año cuando las autoridades reportaron 92 casos. Sin embargo, el 24 de agosto el asunto se volvió crítico cuando la Policía reveló 114 muertes más, cuatro de las cuales ocurrieron el día anterior. Por este motivo la lucha contra la violencia de género es una tarea común. Hay que aunar esfuerzos y compromisos, si queremos que la violencia de género desaparezca.

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!  

Comenta aquí: