La “Prosperidad”; crónica de un fracaso anunciado en el Magdalena

La vía de nunca acabar «La Prosperidad», se trata de un proyecto de inversión, cuyos recursos por más de $466 mil millones de la nación y del Sistema General de Regalías fueron comprometidos.

Esta obra que solicitó por $432 mil de millones de pesos en el año 2013 durante el gobierno de Luis Miguel «El mello» Cotes y fue entregado a un consorcio llamado Rivera, éste arrancó desde el minuto cero con ruidos por irregularidades, de hecho la corte constitucional frenó su inicio por 2 años mientras revisaba una tutela de la entonces Ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, quien señalaba posibles irregularidades y falta de transparencia en la licitación.

La Procuraduría General de Nación encontró algunas irregularidades debido al hallazgo consistente en faltas técnicas en la planeación del proceso de construcción del corredor vial, de manera que compulsó copias a la Fiscalía General de la Nación contra Luis Miguel y Rosa Cotes, pues dicha planeación al parecer se habría hecho con estudios y diseños desactualizados que datan de los años 2008 y 2009 para ser ejecutados a partir del año 2013.

Lo anterior no previó en ninguna parte la temporada invernal que se vivió en los años 2010 y 2011, cambios en el terreno por la ola invernal de 2010 que obligaban a que la vía tuviera que ser más alta, que se trataba de una zona protegida ecológicamente y el material no se podía sacar de las canteras cercanas. Cómo se contrato la vía de la prosperidad debía conectar al corregimiento de Palermo del municipio de Sitionuevo con el corregimiento de Guáimaro en Salamina.

Los 18,3 km que entregaron solo llegaron a conectar a conectar a Palermo con Sitionuevo, desde Palermo hasta el casco urbano de sitio nuevo solo hay 22 kilómetros, sin embargo solo se pavimentaron 18,3 kilómetros distribuidos en un tramo de 2,3 km, otros de 16 km para un total de 18,3 kilómetros.

Luis Miguel Cotes, ex Gobernador del Magdalena entre de 2012 a 2015 señalado como responsable por a falta de planeación de esta vía, fue quien habría firmado el contrato.

“la Vía de la Prosperidad cumplió con el objeto contractual, se terminó y se entregó en diciembre del año pasado”, señaló Cotes.

Asimismo, dice que la Procuraduría General de la Nación en su momento absolvió a los funcionarios de la época por una investigación que se habría hecho desde ese ente a la licitación y adjudicación de dicho contrato.

El ex gobernador Luis Miguel Cotes indica que tiene en su poder un informe de la Contraloría que determina y deja claro que la Gobernación de Magdalena no incurrió en falta de planeación, como tampoco existó sobre costos ni detrimento patrimonial.

Sin embargo, según la exministra de Transporte, hizo hasta lo imposible para que fueran atendidas las observaciones sobre este proyecto de infraestructura.

Cecilia Álvarez, dirigió en su momento (11 de marzo de 2015 y 8 de abril de 2015), dos cartas  al ex vicepresidente Germán Vargas Lleras y a la ministra de Transporte del momento, Natalia Abello, donde hablaba a cerca de una presunta decisión de la Procuraduría General de la Nación en relación con el proyecto.

Álvarez deja conocer su gran preocupación al ex vicepresidente Germán Vargas, ya que el Instituto Nacional de Vías (Invías) y el Gobierno Nacional habrían renunciado al ejercicio del derecho de defensa y a la protección del patrimonio público. Esto, en el proceso adelantado ante el Tribunal Administrativo del Magdalena en el proceso de la Vía de la Prosperidad.

Agrega Álvarez que en dicho proceso se dejaba en riesgo el patrimonio público ($266.900.000.000), al cumplir con las normas en materia de contratación pública, como tampoco se garantizó el principio de selección objetiva. 

Así las cosas y conociendo la determinación del Ministerio Público en remitir copias a la Delegada para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública, se espera una pronta solución que defina la pertinencia a fin de intervenir el actual y futuro del proyecto.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: