Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza

Siguiendo con la necesidad de actuar unidos en procura de superiores avances para nuestra Región Caribe en todas las áreas y niveles, cabe interesarnos sobremanera como un propósito en salir de la pobreza extrema y en algunos casos desesperada, tener una mayor cantidad de personas en la clase media, superar las enormes disparidades en los ingresos, las oportunidades y el acceso a los frutos de la investigación y la innovación. Acercarnos más al todo cuanto refiera desarrollo, productividad, competitividad, progreso y crecimiento, que permitan alejarnos cada día y cada vez más de exclusiones, frustraciones, alienaciones e inestabilidades.

Va en todo lo cual, producir más y mejores transformaciones en nuestros territorios, generar activos, riqueza, saber utilizar y maximizar con sabiduría las herramientas, planes y recursos que tengamos para lograr un desarrollo inclusivo y sostenible, lo cual debe constituir un claro como señalado objetivo. Saber que es su adecuada dimensión la tecnología seguirá siendo centro de progreso, y que la inteligencia artificial es punto de inflexión que puede impulsar el desarrollo y mejorar las condiciones de vida, tendencias y capacidades que exigen una nueva generación de pensamiento estratégico, de reflexión ética y de regulación, lo que requiere que Estados, sociedad civil, mundo empresarial y académico, puedan reunirse y hablar de los pasos a transitar, en beneficio colectivo.

Unidad, solidaridad, gestión, administración, gerencia, distribución de responsabilidades, objetivos y propósitos comunes son los caminos para nuestra integral prosperidad; entender el momento, hacer más para apoyarnos, hacer más para enfrentar los retos, hacer más contribuciones positivas, cooperarnos, camino a superar desigualdades y aspirar a una vida mejor, así como a superar las necesidades insatisfechas para asegurar que los beneficios se distribuyan más ampliamente. Es trabajar juntos para asegurar que podemos hacerlo, lo que más que una necesidad es una opción de vida y de progreso que debemos considerar como una fuente de riqueza, como cohesión social, a fin de sentir que todos tenemos una identidad y que tenemos intereses comunes que defender.

Debemos reformar nuestra Región Caribe, emprender juntos una iniciativa general de reforma encaminada a un desarrollo que nos ayude a mejorar la vida de nuestros pueblos; fortalecer nuestra capacidad de paz y seguridad; adoptar prácticas de gestión que promuevan nuestros comunes objetivos; establecer una hoja de ruta posible y probable, a efecto de servirnos todos, potenciarnos y hacer realidad los sueños. Somos una sola región y como tal, debemos actuar unidos, ya que solo juntos, como departamentos unidos, podremos salir avante más pronto que después, lo que debe ser consigna y obligación.

[email protected] *Jurista

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: